jueves, 22 de marzo de 2012

Cereales y granos

Uno de los alimentos diarios es el pan; no en vano los carbohidratos se ubican en la base de la pirámide nutricional. Entre los principales cereales para la elaboración de un buen pan son las harinas de trigo integral, porque son ricas en minerales y constituye un poderoso fortificante sobre todo para las personas agotadas o convalecientes. Se recomienda consumirla en forma de pan integral, tortas de harina integral o es mejor dejar el trigo en remojo hasta un principio de germinación. El pan hecho con harinas blancas en su procesamiento han perdido casi todas las vitaminas y minerales y de pronto son perjudiciales para la salud si se los consume en exceso. He aquí algunos cereales de uso cotidiano:

Avena.- La avena es el cereal más útil después del trigo. Tiene buenos efectos para combatir el estreñimiento, además refuerza los nervios, es un poderoso remineralizador y reconstituyente. Entre los minerales que contiene están el potasio, fósforo, calcio, hierro, etc. La avena es de fácil digestión y muy recomendada para los niños, quienes deben saber preparar de la siguiente manera: una cucharada de avena, añadir leche, azúcar al gusto y agua hervida. La avena no requiere mucho cocimiento, mejor es en su estado natural.

Arroz.- El arroz blanco corriente es un alimento muy pobre. Al quitar la cáscara del arroz integral se pierden parte de sus albúminas y casi todas sus vitaminas y minerales. Una de las causas de la enfermedad del beriberi es el consumo de arroz blanco por falta de vitamina “C” y sin el debido acompañamiento de verduras y legumbres provocará el estreñimiento. El arroz blanco se aconseja solamente en caso excepcional y para enfermos delicados del estómago y por poco tiempo complementando la dieta alimentaria con vegetales, frutas, zumos etc. Es mejor consumir arroz integral, contiene todas las sustancias completas, para su uso se lo debe remojar durante la noche y hervir un poco más.

Cebada.- Es un excelente cereal siendo de mayor calidad que el arroz y el maíz. Muy útil para enfermedades gastrointestinales; en el proceso de elaboración de pan da excelentes resultados si además se acompaña con otros cereales como salvado, avena, harina de trigo integral y semilla de sésamo. Su consumo puede ser en forma de sopas, purés y resulta ser depurativo y mineralizador. El cocimiento de cebada es febrífugo y combate las diarreas.

Maíz.- El maíz es un cereal con el que se pueden preparar papillas, sopas como la “lagua” de choclo, tortas, a veces es mejor acompañarlas con otros cereales como la avena o trigo. También pueden prepararse budines y polenta.

Centeno.- Es un cereal de excelentes propiedades con gran contenido de albúmina, fécula, vitaminas y minerales. Tiene las mismas aplicaciones que el resto de cereales aunque un buen pan de centeno, resulta de la mezcla de dos partes de harina de trigo y una parte de harina de centeno.

Quinua.- Por demás está decir que la quinua es un alimento completo sobre todo por su alto contenido proteico, vitaminas, calcio y otros minerales. Este alimento no debe faltar en nuestras mesas, porque está indicado para sanos, enfermos, niños, jóvenes y adultos y prepararlo en forma de sopas, purés o refrescos. Muy recomendable para madres gestantes e ideal para aumentar la leche materna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario