sábado, 10 de diciembre de 2016

Declaran a Sucre capital de la agricultura urbana



Productores, técnicos, profesionales y entidades que participaron en un encuentro nacional declararon a Sucre como Capital de la Agricultura Urbana y Periurbana (AUP), por ser una de las ciudades con más carpas solares, además decidieron conformar una comunidad para que, a través de una plataforma digital, difundan e intercambien experiencias, al igual que un sistema de asistencia técnica, innovación y provisión de servicios.

Durante dos jornadas, decenas de productores que cultivan hortalizas en invernaderos familiares en Sucre, que alcanzan a más de 400, y otras ciudades del país, se reunieron en la Villa Bolivariana y emitieron un acta declarativa con una decena de enunciados sobre la Agricultura Urbana y Periurbana.

“Que las mejoras más importantes que tenemos son a nivel técnico, a través del manejo agroecológico de suelos y plagas; a nivel ecológico en el manejo sustentable de suelos y cosecha de aguas, y a nivel socioeconómico la mejora en la alimentación, salud y oportunidades para mujeres y jóvenes”, señala uno de los puntos del Acta Declarativa.

También señalaron que la Agricultura Urbana y Periurbana posibilita la disponibilidad de alimentos sanos y ecológicos, contribuyendo a la salud y nutrición, permitiendo reducir costos para acceder a alimentos de calidad y ecológicos, además disminuye la dependencia al mercado, ahorrar y complementar la canasta familiar.

Sobre la base de esos argumentos plantearon la necesidad de fortalecer y desarrollar la Agricultura Urbana y Periurbana en todas las ciudades del país; para ello, demandaron asistencia técnica y mecanismos que permitan intercambiar experiencias, saberes y conocimientos.

“Esta propuesta de los huertos y las carpas en términos urbanos y periurbanos, pero con una lógica más allá solamente del autoconsumo, la mejora de la unidad productiva en términos familiares y la posibilidad de articulación al mercado para la mejora de ingresos, nos permite ir complementando desde otra perspectiva la política de seguridad alimentaria con soberanía”, manifestó la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Ana Verónica Ramos.


En cuatro años se desembolsó Bs 62 millones 80.000 productores tienen Seguro Agrario

El Instituto Nacional del Seguro Agrario (INSA), desembolsó desde agosto de 2012 hasta la fecha, más de 62 millones de bolivianos por concepto de indemnizaciones a las familias productoras de alimentos afectadas por desastres naturales.

“Este año ha sido especial, hemos tenido la presencia de El Niño. En los tres años anteriores hemos indemnizado 32 millones de bolivianos, sólo este año estamos llegando a los 30 millones de bolivianos que hacen un total 62 millones bolivianos en los cuatro años”, explicó el director del programa, Erick Murillo.

CULTIVOS

El seguro protege cultivos de papa, maíz, trigo, haba, quinua, cebada, avena, frejol y alfalfa.

Murillo explicó, que en la ejecución de las cuatro campañas agrícolas, se beneficiaron a más de 80.000 productores con el pago de 1.000 bolivianos por hectárea afectada.

GESTIÓN

“Este año estamos culminando las indemnizaciones, eso está llegando a casi 30 millones de bolivianos. Estaríamos cerrando la campaña agrícola 2015-2016 con cerca de 80 municipios que han sido beneficiados por el seguro agrario”, remarcó.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Sequía, remate de un mal año para la empresa cochabambina



Los diferentes sectores que componen la economía local califican como negativo el año 2016 y temen que la situación se agrave en 2017. La falta de consenso del Gobierno con el sector trabajador para definir políticas salariales, el acceso restringido a contrataciones estatales, el contrabando, la presión impositiva y la burocratización de trámites fueron los principales problemas identificados por los empresarios durante esta gestión. A estos problemas constantes de los últimos años, en 2016 se sumó la sequía.

Al menos siete sectores de la economía local decrecieron y se vieron afectados en 2016.

"Este año ha sido bastante complicado porque en la mayoría de los casos ha disminuido preocupantemente el nivel de empleo formal, ha habido empresas que han cerrado, hay otras que han reducido personal", sostiene el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Federico Diez de Medina.

Muchos empresarios se vieron en la necesidad de reducir su capacidad productiva al 50 por ciento ante la ausencia de trabajo que se suscitó a raíz de la desaceleración económica del país, explica.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, añade que existen sectores "muy deprimidos" porque fueron afectados por la sequía, el contrabando y la importación de mercadería. Sin embargo, añade que hay sectores que tuvieron un crecimiento "aceptable".

Según el asesor general de la Asociación de Avicultores (ADA) Cochabamba, Fernando Quiroga, la producción del sector se redujo en un 5 por ciento este año con relación a 2015 cuando se logró una producción por 520 millones de dólares. Quiroga explica que la gestión se caracterizó por la reducción de la demanda de pollo y la caída del precio del producto.

Por su parte, el presidente de la Federación de Productores Lecheros de Cochabamba (Feprolec), Jhasmany Medrano, sostiene que la producción lechera bajó de 450 mil litros diarios a 280 mil a raíz de la sequía, la falta de insumos, la carencia de políticas de incentivo al sector y los precios bajos.

El presidente de la Cámara de la Construcción, Antonio Siles, afirma que su sector fue uno de los más golpeados, debido a que el Gobierno privilegió en un 85 por ciento la contratación de empresas extranjeras para las grandes obras públicas.

En tanto, el sector del transporte califica la gestión como negativa por los paros consecutivos en la frontera, la caída de las exportaciones y problemas carreteros.

Según el vicepresidente de la Cámara de Transporte, Luis Jiménez, se pierden 2 mil dólares por día por cada camión detenido.

El sector exportador es otro rubro golpeado. Según datos proporcionados por la Cámara de Exportadores de Cochabamba (Cadexco), el valor de las exportaciones de Cochabamba cayó por tercer año consecutivo, esta vez en 24,44 por ciento al primer semestre de 2016, mientras que en volumen la caída fue de 7,11 por ciento. Los rubros más afectados en cuanto a exportaciones fueron la minería, alimentos y manufacturas.

En los últimos 10 años, las exportaciones cayeron en 18 por ciento. En 2006, se exportó un valor de 372,2 millones de dólares frente a los 304,9 millones de 2015. A septiembre de 2016, en Cochabamba cerraron más de 1.118 empresas por las políticas salariales implementadas por el Gobierno. Según datos de la CBEP, el contrabando representa 2.740 millones de dólares en el país que representa alrededor del 8,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), superando la cifra que genera el comercio formal del país.

Perspectivas

Según Nostas, el sector privado del país espera que el crecimiento de 2017 sea superior en 1,5 o dos puntos porcentuales con relación al PIB del 2016. Su expectativa es que de manera conjunta el sector privado y el Gobierno logren un crecimiento equilibrado en los diferentes rubros que componen la economía nacional.

Sin embargo, el sector privado local considera que si el Gobierno no resuelve las problemáticas de fondo y persiste la sequía, en 2017 podría agudizarse la situación.



AVICULTORES

Fernando Quiroga, asesor general de ADA

Hemos tenido la constatación de una reducción de la demanda. No hay duda de que el primer semestre de 2016, incluso hasta agosto, el precio del pollo ha estado bajísimo. No hemos podido lograr los objetivos económicos reales. Entonces ha habido una acción muy fuerte de efecto económico al desempeño de las unidades avícolas.

Lo segundo ha sido el efecto de la sequía a la campaña de maíz y sorgo de nuestros principales insumos que vienen de Santa Cruz. Esto ha sido tan dramático que la cosecha ha reducido muy fuerte la producción de maíz. Eso ha hecho estragos en el costo del insumo. De un valor de 52 bolivianos el quintal, ha llegado hasta 108. Desde ese punto de vista, ha sido el efecto negativo en resultados y una pérdida económica muy fuerte por ambos aspectos: bajo precio de veta de pollo y alto costo de maíz. Entonces eso nos ha desequilibrado muchísimo y el efecto ha sido la reducción de la producción.



TRANSPORTE

Luis Jiménez, vicepresidente Cámara de Transporte

Esta gestión fue totalmente negativa. Se ha mostrado la reducción de la exportación y de las importaciones por el tema de permisos y autorizaciones. Esa reducción se traduce directamente en una reducción del trabajo nuestro. Si antes un camión en un mes hacía cuatro viajes, este año hizo sólo dos, es decir el 50 por ciento del trabajo.

Se tienen estimados de las pérdidas económicas. No se puede dar un dato con exactitud, pero por cada camión que se para perdemos alrededor de 2 mil dólares por día por temas de contrato, incumplimiento de tiempos, sobreestadía de contenedores… Eso traducido al comercio nacional, estimo que debe ser por encima de los 30 millones de dólares (sólo en el último paro).

Como transporte, en 2017 queremos trabajar un poco más en conjunto con la Aduana para que las medidas que se implementen sea en beneficio del comercio exterior.



CADEPIA

Luz Mary Zelaya, presidenta de Cadepia

Lastimosamente, para la pequeña industria nunca ha existido un apoyo real. En vez de abrirnos mercados, que es lo que más necesitamos, se van cerrando mercados.

No existen verdaderos mercados en nuestro departamento. Antes, teníamos las ferias productivas que ahora ya no existen en la plaza Colón.

Se ha reducido el crecimiento, han cerrado muchas empresas, estoy hablando del 10 por ciento de alrededor de mil que teníamos registradas. Esas empresas cierran o prefieren ser informales por la carga social, laboral… por todas esas cosas.

Otro problema es el contrabando que está matando a la producción nacional. El contrabando afecta al sector de marroquinería, cuero, artesanía, manufactura, textiles y alimentos.

Lastimosamente, ahora está llegando cualquier cantidad de productos alimenticios chinos de contrabando y con bastante químico que afecta a la salud.



COMERCIO

María Inés Carrasco, presidenta de la Cámara de Comercio

El 1 de mayo salieron decretos supremos, el 2752 y el 2751, donde existía una especie de prohibición para la importación de 399 productos tratando de proteger la manufactura nacional, pero, lamentablemente, estos productos que normalmente importamos han tenido una tramitología lenta.

Estamos hablando de que antes el importador que requería importar productos como agua mineral, como jugo de fruta directamente hacia su requerimiento, pagaba su impuesto y arancel y podía importar. Ahora tiene que pedir una autorización para importar.

Eso ha sido algo muy improductivo para nuestros asociados. Otro problema es la tramitología. Lamentablemente, muchas instancias gubernamentales están constantemente implementado nuevos trámites. Entonces las empresas se ven coartadas en su actividad comercial porque cada vez se implementan nuevos trámites para hacer una actividad.



CONSTRUCCIÓN

Según el presidente de la Cámara de la construcción, Antonio Siles, el sector constructor del departamento está concluyendo 2016 con una contracción del 20 por ciento y el incumplimiento de pagos a algunas empresas.

"Esperamos que eso pueda revertirse hasta fin de año y esperamos que el próximo año se dinamice más el sector, que haya más inversión pública y la contratación de empresas bolivianas sea el norte del Gobierno", indica.

Siles afirma que el Gobierno debe tomar en cuenta que son las empresas locales las que dinamizan la economía del país. Acota que la disminución de los ingresos de los Gobiernos departamentales influyó en el sector de la construcción.



INDUSTRIA

Durante la última gestión, uno de los rubros más afectados de este sector fue la industria textil, que redujo su capacidad de generación de empleo en 10 veces. Antes, cada unidad productiva funcionaba con 10 obreros. Sin embargo, a la fecha, dos personas son suficientes.

Según la evaluación de la Federación de Entidades Empresariales privadas de Cochabamba (FEPC), el sector industrial sufrió un comportamiento volátil de la industria manufacturera en cuanto a su participación en el PIB.

El sector industrial registra una drástica caída de las exportaciones. Se reportó una desaceleración industrial por la falta de promoción y políticas para la inversión productiva por parte del Gobierno.

martes, 6 de diciembre de 2016

Francisco Aragão: El cambio climático hace inevitable un mayor uso de transgénicos en el agro



Francisco Aragão visitó La Paz para ser parte del foro “Alimentos triple B con biotecnología: buenos, baratos y ¡bolivianos!”—organizado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE)—, en el que compartió información de primera mano sobre la experiencia de Brasil en la producción de alimentos genéticamente modificados.

— ¿Los transgénicos son buenos para el consumo humano?

— Son buenos, si es que pasaron por el sistema regulatorio y fueron aprobados para la siembra comercial. Son buenos en general, porque ayudan a los agricultores a incrementar su producción y con una mejor calidad. En Brasil, comenzamos a cultivar (este tipo de granos) al final de los 90 y a partir de 2004 empezamos a sembrar un área cada vez más grande de maíz, algodón y soya (genéticamente modificados), ya tenemos aprobado (la liberación al mercado de) frijol y eucalipto para 2017 y esperamos lo propio para la caña de azúcar en la próxima gestión.

— ¿Cuáles son los principales beneficios de este tipo de productos para el agro brasileño?

— En el caso del maíz teníamos problemas con gusanos y control de malezas y esto (lo transgénico) ayudó muchísimo a incrementar la productividad y a disminuir la aplicación de insecticidas. Hace siete años, Brasil tenía problemas para alimentar a los pollos con maíz, hoy no; el país importaba el grano, ahora exporta (...). Cuando se produce más, hay estabilidad en los precios; cuando hay mayor demanda (de alimentos), no removemos bosques, producimos más en la misma área.

— ¿Y existen transgénicos que son perjudiciales?

— No, es una decisión del mercado (adquirirlos o no), no tiene nada que ver con la seguridad. Brasil, por ejemplo, aprobó la liberación no comercial al medio ambiente de mosquitos machos que no van a reproducirse al aparearse con las hembras. Esto permitió una disminución del 90% del Aedes aegypti (que transmite la malaria) en todos los lugares donde fue liberado experimentalmente.

— ¿Se abusa de los transgénicos por el tema económico?

— Obviamente las empresas tienen la intención de ganar dinero y de que las aplicaciones que hacen en la tecnología tengan un retorno. No hay abuso, la decisión (de comprarlos) es del mercado. Si tomamos el caso de la soya transgénica aprobada en Sudamérica, en Brasil y Argentina la Justicia bloqueó su uso comercial por cinco años y los productores del sur brasileño salieron y fueron a comprar semilla en Argentina para sembrar ilegalmente en Brasil, porque en el sur de ese país es muy difícil el control de la maleza. Al final, (el grano) fue liberado en 2004 y desde ese año hay decenas de tecnologías aprobadas con maíz.

— ¿Cuánto demora el desarrollo de uno de estos productos?

— El promedio de un producto para la soya es de 13 años. Son tecnologías que empiezan con el descubrimiento de los genes y luego siguen con la introducción de genes en plantas modelo, estudio de plantas modelo y, si todo sale bien, pasa a las plantas de interés agrícola. Después son estudiadas para determinar la seguridad de (su uso en) la salud humana, animal y del medio ambiente.

— ¿Cuál es la situación de los transgénicos en la región?

— En Sudamérica hay más (cultivos de este tipo), especialmente en Brasil, que cuenta con 44 millones de hectáreas de transgénicos, Argentina tiene más o menos 30 millones de hectáreas de maíz y soya y en Bolivia hay 1,3 millones de hectáreas de soya que tolera el glifosato (un herbicida).

— ¿Qué les recomienda a los bolivianos?

— Primero, que tengan una ley adecuada; segundo, una evaluación de bioseguridad hecha por científicos (...). Una cosa es preguntar si es seguro, otra cosa es preguntar si es adecuado, no debemos mezclar las dos cosas.

— ¿Cuál es la importancia de estas tecnologías en el actual contexto de cambio climático?

— Vamos a pasar por más cambios y no hay cómo frenar eso. Hay que preparar las plantas para seguir produciendo comida. Tenemos incremento de la población y todavía tenemos hambre (en el mundo). Entonces, el desafío es producir más con menos agua, por lo que debemos utilizar todas las tecnologías disponibles que sean seguras: es parte de la solución, no podemos dejar de emplear (la semilla genéticamente modificada). Hay que utilizarla, porque los programas de mejoramiento tienen limitaciones como los genes.

Produce tus propios alimentos

Podemos crear un huerto urbano prácticamente en cualquier lugar, un pequeño jardín, un patio, terraza, un balcón o incluso una ventana nos permite cultivar nuestras propias hortalizas. Pero hay una cuestión indispensable, que es disponer de un lugar con luz directa.

Agradecemos a los lectores de Metro Cuadrado, que nos escriben durante todo el año y satisfacemos las sugerencias, como en este caso con publicaciones sobre huerto urbanos.

MUCHA LUZ

Las hortalizas al igual que el resto de las plantas necesitan la luz solar para obtener energía a través de la fotosíntesis. En principio la mejor orientación será aquella que nos permita una buena cantidad de horas de luz directa, normalmente orientación de Este a Oeste, en el caso de La Paz, aunque también habrá que tener en cuenta los obstáculos que nos puedan crear sombras de algún edificio aledaño.

En la mayoría de las ocasiones, no podemos elegir entre varias ubicaciones para el huerto y tenemos que adaptarnos al espacio disponible sea de un departamento o casa.

En función de la insolación que tengamos elegiremos las hortalizas que cultivaremos. Si tenemos muchas horas de sol en verano, recurriremos a cultivos exigentes como las berenjenas, los tomates o los pimientos, mientras que, si recibimos menos horas de sol, optaremos por cultivos menos exigentes como lechugas, cebollas, rábanos, zanahorias y otras hortalizas de uso diario.

RECIPIENTES Y ABONOS

En una vivienda unifamiliar con un pequeño terreno, podremos destinar una zona para nuestro huerto, delimitando el espacio y aportando al suelo abonos orgánicos que mejoren sus condiciones físico-químicas y su fertilidad. Pero si no disponemos de suelo, podemos crear nuestro huerto usando recipientes de cultivo la tierra de turba o abono.

Elegiremos siempre aquellos que nos permitan un mayor volumen de abono, en función del espacio disponible que tengamos, siendo más importante el volumen total que puede albergar y no la profundidad del recipiente.

SISTEMAS DE RIEGO

En los recipientes, el agua se agota con mayor facilidad que en el suelo, lo cual nos va a obligar a estar más pendientes del riego. Por otro lado, a veces, caemos en un exceso de agua que puede provocar un lavado, y por tanto pérdida de nutrientes fundamentales para la planta.

Por este motivo, una de las tareas más importantes y donde tenemos que ser más precisos es en el riego, buscando siempre mantener una humedad constante, ajustándola a la época del año y a las hortalizas que estemos cultivando.

SEMILLAS Y PLANTINES

Para el hortelano principiante, recomendamos comenzar a cultivar utilizando plantines y cada vez son más los viveros cercanos a las ciudades (sobre todo en primavera) debido al aumento importante de aficionados al huerto en casa

Esta es una opción interesante para aquellos que se inician en el cultivo ya que, aunque no vemos la primera parte del ciclo de la planta, simplifica bastante las tareas del huerto.

Maíz transgénico para asegurar alimentación Llegan 30 mil toneladas y Gobierno desconoce su procedencia y calidad

El Gobierno admitió ayer que llegaron al país al menos 30 mil toneladas de maíz –aparentemente transgénico– pero que desconoce su procedencia y la calidad. Antonio Rocha reveló en noviembre que llegaron 80.000 toneladas de maíz transgénico de la Argentina y los Estados Unidos, para garantizar la demanda del cereal que anualmente llega a las 300.000 toneladas en el país. Ayer, el ministro de Tierras César Cocarico pidió 24 horas para averiguar de dónde proviene el maíz, la cantidad exacta que llegó y la forma y condiciones en que será distribuido en el Estado.

El maíz que llegó tiene aprobación del Servicio Nacional Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasac), “pero no tenemos hasta ahora información de qué tipo de maíz ha ingresado y eso veremos”, afirmó.

EEUU

El presidente del IBCE fue más elocuente aun cuando declaró que “Bolivia aplica y consume” la semilla de soya genéticamente modificada. Para demostrarlo mencionó “que el 90% de la producción de soya del país es de semilla genéticamente modificada y es posible encontrarla para el consumo humano (todos los días) en los alimentos derivados del cereal como la leche, carne de pollo, los huevos y el yogur”.

Sin embargo, aclaró que el único cereal donde no está la semilla transgénica es en el maíz. En consecuencia, un efecto inmediato de esta situación es que ahora el Estado enfrenta una demanda que no puede ser satisfecha porque no hay producción suficiente debido a los eventos climatológicos.

SOLO 30 MIL TONELADAS

“Nosotros no hemos importando ningún maíz, lo que se hizo es autorizar (a los privados) a que puedan importar maíz que necesitan para asegurar alimento balanceado”, declaró a pesar de los antecedentes planteados sobre el tema.

Cocarico manifestó además que no llegó la cantidad, inicialmente, prevista.

Impotaron “un volumen estimado de 30 mil toneladas de, aproximadamente, 150 mil que se había estimado (inicialmente), no tengo la información (exacta) pero para mañana, si me permiten (tendré) la información completa de cuanto llegó hasta noviembre”, solicitó.

“Para encarar una situación difícil hemos importado, en lo que va del año, estimo que vamos por encima de las 80 mil tn y vamos a complementar más, y esto lo hemos traído de la Argentina y lo estamos haciendo también de los Estados Unidos, donde también hay maíz transgénico”, puso al descubierto Rocha.

En Día Internacional de los Suelos Bolivia tiene cerca de 50% de tierras cultivables degradadas

Bolivia tiene, aproximadamente, el 50% de sus tierras aptas para el cultivo –que alcanzan a cerca de 2.000 hectáreas anualmente dedicadas al cultivo– degradas o lo que es lo mismo, en proceso de desertización, reveló ayer al viceministro de Tierras, Valentín Ticona Colque.

A su turno, el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) en Bolivia, Crispín Moreira, señaló que en el mundo el 33% de las tierras cultivables están gravemente dañadas. Informó que en Bolivia trabaja con las autoridades para mitigar el impacto de la erosión de suelos.

ALARMA NACIONAL

Hace unos diez años el gobierno registró un 41% de las tierras degradadas, inservibles, pero seguramente ahora ese registro subió, estimo que estamos llegando al 50%, y eso debería llamarnos la atención y alarmarnos en el país, declaró Ticona a El DIARIO.

Sin datos precisos y apelando solo a aproximaciones, anualmente el Gobierno dispone de 1.790 hectáreas para cultivos destinados a garantizar la seguridad alimentaria de la población. Por lo tanto, si solo hacemos referencia a los suelos dedicados a la producción, más de 700 mil hectáreas estarían con grados irreversibles de desertización, según miembros del Gobierno.

MITIGAR EL IMPACTO

Para contrarrestar el impacto de la erosión de los suelos en el Estado, el Gobierno asumió algunas decisiones encaminadas a revitalizar las tierras dañadas para lo cual comenzó a trabajar, coordinadamente, con la FAO, dijo Ticona.

“Si no cuidamos el suelo, no va haber agua, no habrá seguridad alimentaria y no quisiéramos que, de aquí a corto tiempo, nos sorprendan (los problemas) como sucedió con el agua, en la ciudad de La Paz y para evitar lo peor, nos estamos preparando”, encendió la luz roja dicha autoridad.

Con decisiones en marcha, informó en este sentido que están preparando la aprobación de una Ley de Suelos que, a su vez, tendrá que implementarse a través de una entidad exclusivamente dedicada a la temática. “Vamos a crear una dirección que mire y se 0dedique a la temática del suelo a nivel nacional”, anunció.

LABORATORIOS DE MEDICIÓN

Con tiempos ya establecidos, en lo inmediato y para actualizar la información sobre el impacto que está dejando el cambio climático sobre los suelos en el país, el ministerio de Desarrollo Rural y Tierras puso en marcha la implementación de laboratorios destinados a realizar medición sobre los problemas de erosión.

En ese sentido, hasta fin de año estiman que podrían estar operando siete laboratorios de control, a un costo inicial de Bs tres millones, en los departamentos como de Oruro, Potosí, La Paz, Cochabamba, Tarija y Chuquisaca, considerados como las regiones más vulnerables y expuestas a problemas serios de desertización de suelos, mencionó el viceministro.

PRÁCTICAS NOCIVAS

La deforestación de bosques, así como el uso abusivo y sin control de pesticidas, constituyen para la FAO, las prácticas nocivas que destruyen los suelos no solamente en Bolivia, sino también en el mundo. Ticona, a su vez, agregó que la urbanización descontrolada en tierras de cultivos es otro factor devastador de los suelos en el país.

En ese sentido, por ejemplo, desbrozar tierras forestales o pastizales para la actividad agrícola afecta el entorno del suelo y reduce drásticamente el número y especies de organismos del suelo, señaló la organización mundial. Del mismo modo, el uso excesivo o indebido de productos químicos agrícolas ha provocado la degradación del medioambiente, en especial del suelo y los recursos hídricos, alertó.

FAO: ESTIMULAN MANEJO SOSTENIBLE DE LOS SUELOS

El representante de la FAO en Bolivia, Crispín Moreira, dijo que en Bolivia y en el mundo estimulan “la investigación y el manejo sostenible de suelos”.

Sin datos precisos en mano e información actualizada, no quiso hacer referencia a los planes de ampliación que tiene el Gobierno sobre la frontera agrícola. “Es un tema soberano del país”, atinó a señalar al respecto. “Los pueblos indígenas (tienen que) cuidar de la tierra”, acotó.