domingo, 22 de enero de 2017

Anapo ensalza beneficios de transgénicos

El estudio "Impacto socioeconómico y medioambiental en Bolivia a partir de la soya y maíz genéticamente mejorados” revela que la utilización de soya transgénica entre el 2005 y 2015 trajo como beneficio para Bolivia un ingreso adicional de 1.700 millones de dólares gracias al incremento de la productividad, al generar cuatro millones de toneladas adicionales.

"Bolivia ganaría 150 millones de dólares adicionales por año, de aprobarse nuevos eventos biotecnológicos contra las malezas e insectos, lo que haría subir la producción en al menos 200 mil toneladas adicionales de soya y 87.000 toneladas de maíz amarillo duro, con lo que Bolivia avanzaría al objetivo de su soberanía alimentaria”, informó el autor del estudio, el economistaLuigi Guanella Iriarte.

Pero, además, se dejaría de aplicar 2.000 toneladas de insecticidas; se evitaría la emisión de 7.000 toneladas de dióxido de carbono y se ahorraría 120 millones de litros de agua dulce por gestión, añade dicho estudio.

El estudio fue presentado por la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con el respaldo de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO).

Los productores e instituciones del agro aguardan que el Gobierno convoque al Comité Nacional de Bioseguridad y permita investigaciones científicas y de campo con cultivos genéticamente modificados.

La Mamora deshidratará durazno por bajo costo



Los productores de Alto La Mamora, ubicado en la frontera Argentina, perteneciente al municipio de Padcaya. Deshidratarán el durazno (harán pelón) por el “bajo” precio.

La cuartilla de esta fruta se encuentra en diez bolivianos, y la caja en 120.

Por ello es que los productores prefieren no sacar al mercado y hacer pelón. El costo de este último es hasta de unas tres veces más, así lo hizo conocer doña Lucrecia Rearte a Radio Aclo de Tarija.

La agricultora también comentó que con el propósito de garantizar la producción de durazno y tener calidad de la fruta, tuvieron que cuidar del ataque de la mosca de la fruta. Para desinfectar elaboraron productos caseros que dieron resultados positivos, “estamos curando con sulfo cálcico, lo echamos eso cuando esta verde la planta-comentó. Pero ahora no le estamos echando mucho”.

Por otro lado, mencionó que en la zona se produce dos tipos de durazno; amarillo y blanco. Sin embargo, prefieren el primero porque es más duro y adecuado para deshidratar; “para hacer pelón, nosotros estamos utilizando del durazno blanco, nos está resultando mejor, porque nos está saliendo blanquito el producto”, relató.

El procedimiento para llevar a cabo el secado o deshidratado debe seguir una determinada secuencia. Primero la fruta debe ser dispuesta en bandejas con fondo de malla de modo que no se toquen o superpongan. Éstas deben ser cargadas en las bandejas tan pronto como se prepara, para evitar que las piezas se peguen entre sí.

sábado, 21 de enero de 2017

CAO: Productores no acceden a créditos en bancos por garantías

Pequeños productores agropecuarios del oriente no acceden a créditos de la banca por falta de garantías, según indicó el vicepresidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Freddy Suárez.

"La mayoría de los productores cuentan con tierras de menos de 50 hectáreas, que por ley no pueden ser hipotecadas ni puestas como garantía para los bancos, por eso prefieren pedir créditos a las casas comerciales”, precisó.

Ayer, en una entrevista con Unitel, el ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, sostuvo que muchos productores no pueden acceder a créditos de la banca por los altos intereses que ésta impone, de hasta el 24% para pequeños productores y 9% para los medianos.

Sin embargo, de acuerdo con la Ley de Servicios Financieros y Reglamentos, los bancos ofrecen créditos productivos con intereses de entre el 6% y el 11,5%, dependiendo del tamaño del productor.

Se puede entregar como alternativa garantías no convencionales como documentos en custodia de bienes inmuebles, maquinaria, compromisos de venta, avales o certificaciones de organismos comunitarios o productos almacenados.

Además, existe la opción de solicitar préstamo con el apoyo del Fondo de Garantía para Crédito Productivo, constituido por el 6% de utilidades de los bancos.

El vicepresidente de la CAO explicó que por la falta de garantías, en algunos casos los productores prefieren realizar sus gestiones con las casas comerciales directamente para evitar los trámites y la burocracia de la banca.

"De las casas comerciales y los proveedores no se prestan dinero, sino maquinaria, agroquímicos, semillas, vacunas y otros insumos que se utilizan en la producción agropecuaria”, aclaró.

De acuerdo con la Fundación Tierra, actualmente, los productores agrícolas mantienen una deuda de más de 315 millones de dólares con las casas comerciales y proveedores de insumos, a causa de la sequía que afectó la campaña de invierno en 2016 y el desplome de los precios de las materias primas agrícolas de 2013.

Según Suárez, este nivel de deuda es normal, ya que por campaña, el sector agrícola requiere cerca de 2.000 millones de dólares para sembrar 1,6 millones de hectáreas de soya, maíz, sorgo y caña, entre otros cultivos.

El pasado lunes, el presidente Evo Morales anunció la creación de un Fondo de Inversión con el 1% de los recursos de los jubilados, actualmente administrados por las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP). El objetivo del Fondo conformado con 150 millones de dólares es reactivar al sector agropecuario y evitar que se endeude más con casas comerciales y que las AFP tengan una opción de inversión.

Deudas del sector

Mora Según datos de la Asociación de Proveedores de Insumos Agrícolas (APIA) y la Asociación Nacional de Proveedores de Insumos, Bienes y Servicios Agrícolas y Pecuarios (Aprisa) la deuda de los productores agropecuarios ascendería a más de 315 millones de dólares, por lo que el año pasado pidieron al Gobierno se cree un fondo de reactivación que refinancie la deuda de los productores.
Porcentaje El 30% de productores concentrarían el 60% de los montos adeudados. Es decir, más de la mitad de la deuda está en muy pocas manos y la otra mitad está desperdigada entre miles y miles de productores, incluyendo a los 12.000 afiliados a la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (CAPPO).

Milenio: El riesgo será asumido por los Fondos de Pensiones



E l riesgo de implementar un Fondo de Inversión para el sector agropecuario con recursos del Sistema Integral de Pensiones (SIP) recaerá directamente sobre los Fondos de Pensiones, de acuerdo con un Informe Nacional de Coyuntura de la Fundación Milenio.

"El riesgo lo asumirán directamente los Fondos de Pensiones. Se ha determinado que sea la SAFI Unión la que administre el Fondo y seguramente cobrará una comisión, pero si el deudor no paga, quien pierda será el Fondo de Pensiones”, advierte la fundación en el documento.

Por otra parte, señala que serán las mismas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) las que deberán garantizar los créditos de los productores agropecuarios, incrementando el riesgo.

"La idea de que una parte de los recursos sea reservada como garantía para el caso de que algunos no paguen sugiere que los mismos Fondos de Pensiones financiarán la garantía, salvo que los receptores de los créditos den garantías muy superiores a los montos que reciban para el caso en que no puedan pagar”, señala Milenio.

Agrega que para mejorar los rendimientos de las AFP es necesario la creación de un clima más apropiado para las inversiones.

"Esto implica mayor seguridad jurídica, respeto a la propiedad y apertura a los mercados”, subraya el documento.

También recomienda recurrir a recursos del Estado para crear fondos especiales de crédito.

"Se podría disminuir del gasto público corriente o eliminar algunos ministerios, lo que permitiría al Gobierno crear un fondo de apoyo al sector agroindustrial. Para ponerlo en operación se debería incluir al Banco de Desarrollo Productivo y al Banco de la Unión”, sostiene Milenio.

200 Ha afectadas de banano sólo en Chimoré



El Servicio Departamental de Agropecuario (Sedag) informó que, según reportes preliminares del municipio de Chimore, los vientos que azotaron el trópico cochabambino hace tres días afectaron a 60 familias y 200 hectáreas de banano de exportación. Villa Tunari y Entre Ríos también fueron afectados, pero aún no se tiene la cuantificación de los daños.

Debido a esa situación, técnicos del Sedag inspeccionarán los municipios afectados la próxima semana para determinar el grado de afectación y si se puede recuperar algunos árboles dañados.

“Los arboles caídos ya se han perdido, pero tenemos que revisar los que han quedado en pie para ver si se los puede recuperar”, declaró el técnico del Sedag, Sergio Choquevillca.

El miércoles por la noche, los municipios del trópico sufrieron el embate de vientos de hasta 54 kilómetros por hora, que afectaron cultivos y causaron daños en los techos de varias viviendas. Sin embargo, la zona no tiene alerta por vientos o lluvias, informó el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

La población de San Miguel también fue afectada por la crecida del río 24, que derrumbó gaviones, afectó 150 metros de la plataforma de la carretera al oriente del país, causó daños en viviendas y afectó cultivos de yuca, cítricos plátano y maracuyá, indicó el asambleísta José Javier Castellón.


El presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Julio Roda, aseguró el jueves que ese sector no está en condiciones de asumir un incremento salarial.

El presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Julio Roda, aseguró el jueves que ese sector no está en condiciones de asumir un incremento salarial.

“Simplemente el sector entraría en quiebra si es que aplicamos un incremento salarial (...) estamos en mora y un incremento es irracional e ilógico, no estamos en condiciones de debatir siquiera”, dijo.

Roda justificó que no sería coherente que el Gobierno nacional determine un incremento salarial, para esta gestión, después de plantear la creación de un fondo de emergencia, para permitir que el sector salga de la crisis.

DEMANDA LABORAL

En tanto, la Central Obrera Boliviana (COB) analiza la posibilidad de pedir un incremento salarial entre el 15% y el 20%, qué según el secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Rolando Borda, será para recuperar el valor adquisitivo del salario.

Roda aseguró que un incremento salarial, por muy mínimo que sea, golpeará al sector agrícola, que fue afectado por sequías, inundaciones y el contrabando en los últimos años.

RIESGO DE QUIEBRA

Advirtió que muchos pequeños y medianos productores podrían declararse en quiebra, pese a la posibilidad de acceder a los créditos con los recursos de las Administradoras del Fondo de Pensiones (AFPs).

viernes, 20 de enero de 2017

Mora del agro llegó a 0,96% y muestra solvencia en pagos

La mora del sector agropecuario en el sistema financiero alcanzó el 0,96%, lo que demuestra que no tiene retraso en el pago de sus deudas ante los bancos por los créditos a los que accedió respecto a otras áreas.

Así lo explicó el ministro de Economía, Luis Arce, con el fin de afirmar que no existe riesgo en la constitución del Fondo de Inversión Cerrado (FIC), con $us 150 millones provenientes del fondo de pensiones, de los cuales $us 100 millones se prestarán a los pequeños y medianos agropecuarios para que se amplíe la producción de alimentos.

“¿Cuánto cree que es la mora agropecuaria? Es 0,96% (…) Los pequeños productores tienen que hacer inversiones en riesgo, perforar sus pozos, construir sistemas de riego, de eso se trata esto, de garantizar una producción que se pueda vender al agroindustrial y pagar su crédito”, explicó el Ministro.

El martes, Arce indicó que el crédito otorgado por el sistema financiero al sector de la agricultura alcanzó a $us 1.069 millones, que representan el 15% con relación al total de la cartera productiva ($us 7.317 millones). El 0,96% de mora del agro representa aproximadamente $us 10 millones.

El vicepresidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Freddy Suárez, dijo que está garantizada la devolución de los préstamos que se gestionen, aunque los $us 100 millones no son suficientes, porque para capital operativo se requieren $us 2.000 millones. El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reynaldo Díaz, aseveró que los créditos contarán con el respaldo financiero para su devolución. El 30% de los $us 100 millones será deducido por los agroindustriales para pagar la deuda, y el otro 30% será cubierto por el Fondo de Garantía Productivo del sistema financiero.

Cainco: Este año habrá suficiente maíz y sorgo


La Cainco aseguró que la oferta de maíz y sorgo para este año será suficiente para atender la demanda de los sectores avícola y pecuario. Este sector pidió al Gobierno suspender la importación del grano amarillo.

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Reynaldo Díaz, explicó que en la campaña de verano 2016-2017 se sembraron 128 mil hectáreas (ha), que no solo incluyen a Santa Cruz, sino también a otras regiones como Yacuiba y Villamontes. Además se debe tomar en cuenta que el sorgo es otro alimento sustituto del maíz, cuyo sembradío alcanzó a 57 mil ha. La sumatoria de ambas cifras llega a un promedio de 200 mil ha, que si se suma por un rendimiento de tres toneladas métricas (TM) por hectárea se tienen 600 mil TM entre maíz y sorgo. La demanda interna es de 900 mil TM por año y de cerca de 75 mil TM por mes.
“Eso asegura perfectamente el abastecimiento para las demás cadenas (productivas), como de los avicultores, lecheros, porcinocultores y otros, entonces está plenamente asegurada la demanda, y por eso le hemos pedido al Gobierno que ya no se importe más maíz”, afirmó.
Reynaldo Díaz dijo que se estima que en la campaña de invierno, que empieza entre mayo y junio, la siembra de sorgo alcance las 250 mil ha, y la de maíz 100 mil ha. La suma de ambas cifras llega a 350 mil ha, y si se multiplican por tres TM por ha, se obtendrá al menos un millón de TM.
El Gobierno estimó que la producción de maíz en la campaña agrícola de verano 2016-2017 se incrementará en 9%.