domingo, 19 de octubre de 2014

Agro crece lento y mantiene área cultivada

Durante las gestiones 2013-2014, la superficie cultivada ha sido igual a la de 2012, con la diferencia de que la cantidad producida ha tenido incrementos importantes. Según Edilberto Osinaga, gerente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, esta constatación demuestra que existe un trabajo y manejo de cultivos cada vez más eficientes, pese a las adversidades “climáticas, plagas y malezas”.

CONFEAGRO

Julio Roda, presidente de la Confederación Agropecuaria Nacional (Confeagro), planteó el “desarrollo de una estrategia de exportaciones entre el sector público y privado, para generar mayor certidumbre al sector a fin de que despegue con mayor fuerza la producción agropecuaria”. “Con mucho esfuerzo y durante décadas, hemos realizado inversiones en genética, manejo y equipamiento con tecnología de punta, viendo hoy sus frutos, por lo que es muy importante que todo eso no pierda impulso y más bien se fortalezca con un trabajo conjunto entre autoridades y productores”, insistió Roda. En ese sentido, los agroindustriales cruceños demandaron también la liberalización de las exportaciones para asegurar el abastecimiento de los productos básicos en el mercado nacional y mejorar los actuales precios.

CRECIMIENTO

Osinaga explicó que el sector pecuario registró un crecimiento sostenido hasta la fecha, principalmente la avicultura que ha sobrepasado la demanda nacional. Sin embargo, advirtió que la producción ganadera decayó debido al clima adverso en el Beni en el 2014 que sufrió inundaciones y pérdida de decenas de centenares de cabezas de ganado. Lo señalado forma parte de las conclusiones del Foro “Soberanía Alimentaria, Sostenibilidad Agroproductiva y Seguridad Jurídica” organizado por Confeagro y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (ibce), realizado la semana pasada en la sede de Gobierno.

SOBERANÍA

ALIMENTARIA

Osinaga, quien participó en el evento, sostuvo que “hace más de una década que la producción agropecuaria ha copado el mercado interno, a excepción del trigo, pero el crecimiento para la mayoría de los productos ha sido leve debido al escaso incremento de la demanda interna”. En su opinión, “el sector agropecuario se halla en un momento de grandes decisiones por las perspectivas internacionales de los precios para los alimentos”. Precisó que ante esa situación, “es urgente dar solución a la inseguridad jurídica de forma definitiva, apoyo y acceso a tecnología, fortalecimiento de los servicios públicos de apoyo a la producción, infraestructura y estrategia de exportaciones”.

ESCASEZ

La exgerente de la Federación de Cooperativas Arroceras (Fenca), Ana Ortiz, advirtió que la oferta del cereal está garantizada para este año, pero para el primer trimestre del 2015 podría presentarse escasez en razón al poco apoyo que brinda el Gobierno al sector.

La exgerenta insistió que el abastecimiento del cereal está garantizado hasta diciembre, mientras que desde enero se prevé una disminución de la oferta en el mercado interno, lo que ocasionará para la población menor acceso al producto y a la necesidad de nuevas importaciones.

CONGRESO

Ortiz planteó que el Ejecutivo debe retomar la agenda del 2013 para los productores de arroz, como se propone discutir en el marco del Congreso Internacional a desarrollarse en Santa Cruz el próximo mes. En esa oportunidad se buscará aplicar políticas estatales en favor de los productores nacionales donde se prevé la participación de 200 productores.

CRÉDITOS

Asimismo se propondrá en el cónclave que los créditos ofertados a los productores de arroz logren la accesibilidad a éste beneficio como un rubro diferenciado dado el riesgo y evitar los procesos burocráticos que sólo ahuyenta a su sector que busca invertir en la producción que demanda la población.

“Si bien el contrabando fue uno de los factores que líquidó a los productores de este gremio en pasados años, en la actualidad se menciona que cerca de 100 mil toneladas son internadas por esta vía, aspecto que ante la reducción de producción, sólo perjudica al Estado por el incumplimiento de pagos impositivos, pero existe el riesgo de depender cada vez más de las importaciones ante la ausencia de apoyo real a los productores arroceros”, advirtió. Osinaga coincidió con Ortiz al demandar mayor acceso al crédito y asimismo al seguro agropecuario “Pachamama”.

Agricultura familiar aporta a la seguridad y soberanía alimentaria

De acuerdo al informe de la CEPAL 2013, 60 millones de personas en América Latina se dedican a la agricultura familiar, de los cuales el 57% corresponde a América del Sur y en Bolivia corresponde a 775.000 Unidades Productiva, las cuales equivalen al 94% de la pequeña agricultura, que hoy se conoce como la agricultura familiar comunitaria que produce 6 millones de toneladas de alimentos y cuida la Madre Tierra y la biodiversidad, indicaba el informe presentado por el Viceministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

En el marco de la celebración del Año Internacional de la Agricultura Familiar, con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de las políticas públicas vigentes a favor de la Agricultura Familiar Comunitaria AFC y su aporte a la seguridad y soberanía alimentaria para erradicar el hambre, la pobreza y aportar a la gestión sustentable de los recursos naturales, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, el Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario, la Fundación Ayuda en Acción y el Proyecto de Agricultura Familiar PROAGRIF y CTB organizaron el primer Simposio Internacional Agricultura Familiar Comunitaria en la Seguridad y Soberanía Alimentaria: Importancia y Desafíos, los días 2 y 3 de septiembre del presente año, en la ciudad de La Paz.

Según normativas nacionales se ha empezado a visibilizar está temática, y la Constitución Política del Estado reconoce a los pueblos indígenas campesinos agropecuarios, a la mujer de todas las clases sociales, la implementación del seguro agrícola, la construcción colectiva y participativa de la Ley Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria y otros instrumentos jurídicos que favorecen a la producción, por ello en este primer simposio de la Agricultura Familiar Comunitaria se profundizó ”el análisis de la importancia de la Agricultura Familiar Campesino Indígena Comunitaria en Bolivia para el vivir bien”, puntualizó Victor Hugo Vásquez, Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario – MDRyT.

En criterio de Oscar Aguilar, director de Cooperación de la Fundación Ayuda en Acción, “Este evento ha permitido fortalecer y visibilizar la AFC que está a cargo de los productores campesinos e indígenas, quienes soportan la gran mayoría de la producción y la provisión de alimentos a nuestras familias bolivianas y, por otro lado, abrir un espacio de diálogo donde los propios agricultores, y sus representaciones de organizaciones y asociaciones puedan presentar sus propuestas y demandas; además se pretende que las familias valoren esta producción y conozcan mejor sus virtudes nutricionales para hacer un uso frecuente de ellos, y así fortalecer y diversificar su dieta diaria ”.

En el simposio se desarrollaron tres mesas con ponencias de reconocidos expositores nacionales e internacionales de Bolivia, Brasil, España, Paraguay, entre otros que abordaron temas de trascendencia en torno al fortalecimiento de las políticas públicas en la AFC a nivel nacional y su articulación a nivel regional y mundial.

En la primera mesa se destacaron los aportes de la AFC en la alimentación y nutrición, enfatizado que entre el 40 y 50% de los alimentos son consumidos en el país. Algunas de las limitaciones son los bajos recursos productivos, desnutrición, inseguridad alimentaria, y el fomento a los agro negocios, en este contexto, uno de los desafíos, en el marco de la normativa del Estado, es el generar una oferta estatal integral y diferenciada, que partiendo de las limitaciones de recursos y contexto, planteé apropiadas acciones diferenciadas, buscando fortalecer la producción agroecológica y una adecuada alimentación.

La provisión de alimentos para el mercado fue la temática de la segunda mesa donde se incidió en el poco acceso a capital, tecnología y canales de comercialización, es por ello que se pretende trabajar en mercados diferenciados sin dejar los espacios tradicionales; lograr subsidios para la AFC; revisar la política tributaria; y fortalecer servicios.

La temática de los mesa tres giró en torno a la adaptación y mitigación del cambio climático. Entendiendo que la agricultura familiar permite mantener una adecuada diversidad biológica y cultural necesaria para afrontar las actuales variaciones climáticas, se enfatizó en la necesidad de promover buenas prácticas resilientes, poniendo especial atención en la agricultura ecológica; e implementar normativas que apoyen a la conservación y mantenimiento genético.

La intervención de la Reunión Especializada sobre la Agricultura Familiar (REAF) como órgano asesor para fortalecer las políticas públicas en la AFC ha permitido tener una mirada amplia sobre cómo avanzar y ampliar la agenda en estos temas y fortalecer los vínculos de cooperación en el Mercosur, con más organizaciones sociales, agricultores y agricultoras familiares.

El evento contó con la participación de representantes de la FAO, REAF-MERCOSUR, Foro Rural Mundial y COPROFAM, así como autoridades del Órgano Ejecutivo, organizaciones de productores, organizaciones sociales, entidades no gubernamentales, organizaciones privadas, universidades, investigadores, ONG y fundaciones.

Entre las conclusiones y recomendaciones se destacan, el fortalecimiento de la participación de la mujer en las prácticas y trabajos de producción; la sostenibilidad de la AFC como una perspectiva para las nuevas generaciones, donde los jóvenes que están viviendo en las áreas rurales encuentren y tengan oportunidades de crecimiento en su tierra; ampliar el seguro agrícola en beneficio de más productoras y productores pequeños; fortalecimiento de las transferencias directas a productores y facilidad de créditos a bajos intereses para diferentes sectores, de acuerdo a las necesidades de los productores y ajustable al ciclo productivo; acompañamiento permanente de asistencia técnica; rescatar los alimentos tradicionales, contribuyendo a una dieta equilibrada, a la protección de la biodiversidad agrícola del mundo y al uso sostenible de los recursos naturales; fortalecimiento de la transformación y comercialización de los productos; destinar presupuesto para la AFC; y construcción y seguimiento de políticas públicas más integrales, entre otros.

Hace más de 20 años, la Fundación Ayuda en Acción en Bolivia viene contribuyendo en aspectos inherentes tanto al consumo de alimentos; apoyando en la implementación de servicios preventivos, así como de sistemas de saneamiento básico, de producción de alimentos y mejoramiento de ingresos, que han aportado significativamente al mejoramiento de los niveles de seguridad alimentaria de la población de varios municipios del país. Estas acciones se enmarcan en esfuerzos más grandes de nivel nacional orientados por las políticas públicas vigentes y en complementariedad a los programas nacionales.

Alimentos orgánicos para los ricos “transgénicos” para los pobres

Al terminar este año 2012 los autodenominados grandes productores de alimentos agrícolas se esforzaron como nunca en convencer al pueblo sobre la “urgente” necesidad de incursionar en el uso de la biotecnología para producir en mayores proporciones. En otras palabras, intentaron imponer su criterio de utilizar semillas genéticamente modificadas, para producir alimentos “transgénicos”.

Históricamente los grandes inventos científicos siempre fueron destinados inicialmente a los ricos y mucho después a los pobres. En el caso presente, es la primera vez que un gran invento es destinado inicialmente a los pobres.. “los alimentos transgénicos”. ¿Por qué será? Un conocido refrán dice que: “Cuando la limosna es muy grande, hasta el santo sospecha”.

Cuando en 1879 la luz eléctrica hizo su presencia, los más ricos aprovecharon inicialmente sus virtudes. Los más pobres no tienen hasta hoy ese beneficio en los tugurios de las ciudades y en las aldeas alejadas de nuestro continente y otros. Lo mismo ocurrió con trenes, automóviles, teléfonos y aviones. Los pobres siguen a pie

Los alimentos transgénicos, son el primer gran invento universal destinado a los pobres, porque según se dice la población mundial está aumentando “demasiado” y los pobres son mayoría. En 1950 se contabilizaron 2.500 millones, en 1990 se duplico a 5.000 millones y este año se situó en 7.000 millones. Para 2050, seremos más de 9.000 millones. Los ricos están espantados.

La suerte está echada, los ricos van a los supermercados para comprar alimentos orgánicos y sin transgénicos. Para los pobres, se encuentran a la venta productos baratos, sin etiquetar, pero con transgénicos. Los aún más pobres reciben alimentos gratuitos con el denominativo de ayuda humanitaria, sobre todo soya y maíz transgénicos.

Hace un año, los “grandes” agricultores se comprometieron a sembrar solo entre 20 y 30% de soya transgénica, pero tras pisar y pasar, aquí estamos con la novedad de que toda la soya cultivada es biológicamente modificada. El total de un millón de hectáreas fueron sembradas con semillas transgénicas.

El escritor y geógrafo ucraniano Alex Dobrovolsky, escribió un artículo sobre los peligros de los tan propagandizados transgénicos y señala que “los ricos rechazan consumir transgénicos, destinándolos a los pobres, y esta es la señal de que estos alimentos son un fenómeno negativo y antisocial”.

Los entendidos señalan que la tecnología de los transgénicos hace que estas semillas no tengan memoria y solo sirven para la primera cosecha, pues en la segunda ya no se acuerdan de germinar. Es una tecnología “Terminator” (Exterminadora), son semillas Zombies, ya no saben si están vivas o muertas.

Estas semillas modificadas genéticamente son creadas para ser resistentes al agro tóxico, los insectos y las plagas. Cuando los campos son fumigados con glifosato, la maleza y cualquier otra planta se marchitan, pero la soya transgénica se encuentra intacta ¿Cómo ocurre?

Durante su transgenizacion, estas semillas recibieron, sin duda, alguna bacteria dentro de su código para que sean resistentes a los agro tóxicos, especialmente el glifosato. Las grandes transnacionales productoras de estas semillas, intentan de todas maneras convencernos de que son “alimentos”.

Dobrovolsky dice con mucha razón que si el glifosato y otros tremendamente fuertes agro tóxicos no pueden descomponer las moléculas de la planta transgénica, mucho menos podrá el jugo gástrico o el jugo hepático del animal o del hombre. Por estas sencillas razones, el organismo animal o del hombre será incapaz de absorber las sustancias denominadas “alimento” tan necesarias para la vida.

Si esto es así, los productos transgénicos tendrán como consecuencia, el hambre y sobre todo la desnutrición. Formalmente los estómagos de los pobres recibirán estos productos, pero no podrán absorberlos. Una segunda consecuencia negativa será la sobrecarga del estómago, el hígado y otros órganos cuyos jugos y fermentos no podrán descomponer las moléculas de los transgénicos, porque no pueden descomponerse.

Los agro productores que ya producen soya, anuncian que pronto lo harán con maíz, arroz y algodón transgénicos, todos resistentes a los insectos y al moho. Pero, esas semillas contienen en sus genes alguna bacteria toxica, por tanto las plantas transgénicas contienen el veneno que mata a los insectos y a las plagas bacterianas.

Es innegable que ese veneno termina siendo dañino para la salud, razón suficiente para tener la seguridad que esta tecnología infernal ha sido destinada en primer término a los pobres. Es preciso y urgente que los fabricantes de alimentos etiqueten sus productos para saber cuáles son o no transgénicos.

La población mundial, sigue creciendo y los pobres son mayoría. Un puñado de caprichosos dementes urgidos de más y más plata, siguen proponiendo, ALIMENTOS ORGANICOS PARA LOS RICOS Y TRANSGENICOS PARA LOS POBRES.

Bolivia puede lograr soberanía alimentaria con seguridad jurídica y sinergia pública-privada

Bolivia tiene todas las condiciones agroecológicas para lograr su soberanía alimentaria total, siendo necesario para ello un trabajo sinérgico público-privado, sobre la base de la seguridad jurídica que debe existir para la tierra y la inversión agrícola, así como la adopción de políticas públicas para mejorar la productividad en el campo, fueron parte de los conceptos vertidos en el Foro “Soberanía Alimentaria, Sostenibilidad Agro productiva y Seguridad Jurídica” organizado con éxito por la Confederación Agropecuaria Nacional CONFEAGRO y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior IBCE realizado en esta ciudad.

Más de 150 personas del sector público, privado y la academia participaron, destacando la presencia del Representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Bolivia, Héctor Malarin; funcionarios del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras; así como productores agropecuarios que presentaron dos videos testimoniales sobre los avasallamientos que sufrieron de sus propiedades por más de diez años, informando que, de los 117 predios que estaban avasallados hasta el año pasado, su número se redujo a 50 que todavía están en tal situación, destacando, sin embargo, el trabajo con el Órgano Ejecutivo para su desalojo.

Trabajo público y privado

A tiempo de valorar la realización del Foro como un escenario para el debate, Dr. Julio Roda Mata,Presidente de la Confederación Agropecuaria Nacional (CONFEAGRO), planteó “desarrollar una estrategia de exportaciones entre el sector público y privado, para generar mayor certidumbre al sector a fin de que despegue con mayor fuerza la producción agropecuaria” y recordó al auditorio que “con mucho esfuerzo y durante décadas, hemos realizado inversiones en genética, manejo y equipamiento con tecnología de punta, viendo hoy sus frutos, por lo que es muy importante que todo eso no pierda impulso y más bien se fortalezca con un trabajo conjunto entre autoridades y productores”.

Rumbo a la soberanía alimentaria

Con datos oficiales, el Lic. Edilberto Osinaga, Gerente General de la Cámara Agropecuaria del Oriente, dio cuenta que “durante las gestiones 2013-2014 la superficie cultivada es igual a la del 2012, con la diferencia que la cantidad producida ha tenido incrementos importantes, lo que demuestra que existe un trabajo y manejo de cultivos cada vez más eficientes, pese a las adversidades climáticas, plagas y malezas”, teniendo un crecimiento sostenido, por ejemplo, en el sector pecuario principalmente la avicultura que ha sobrepasado la demanda nacional; empero, la producción ganadera decayó debido al clima adverso en el Beni en el 2014.

“Hace más de una década que la producción agropecuaria ha copado el mercado interno, a excepción del trigo, pero el crecimiento para la mayoría de los productos ha sido leve debido al escaso incremento de la demanda interna”, recordó Osinaga dando cuenta que “el sector agropecuario se halla en un momento de grandes decisiones por las perspectivas internacionales de los precios para los alimentos. Es urgente dar solución a la inseguridad jurídica de forma definitiva, apoyo y acceso a tecnología, fortalecimiento de los servicios públicos de apoyo a la producción, infraestructura y estrategia de exportaciones. El trabajo es en toda la cadena productiva” concluyó.

Hugo Lozano Simon, Presidente de la Asociación Boliviana de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola AB-CREA dio cuenta que la filosofía para los productores aglutinados en los Grupos CREA es “lograr un movimiento conectado y en expansión a partir de las relaciones intergrupales, con los productores agropecuarios y la sociedad civil en su conjunto.

Seguridad jurídica

Entre las conclusiones del evento se destaca la seguridad jurídica como una condición mínima indispensable para la tierra como para la inversión agrícola. Además se indicó que Bolivia tiene todas las condiciones agroecológicas para lograr su soberanía alimentaria total, sin embargo, es necesario un trabajo sinérgico público-privado para lograr tal objetivo, perseguido tanto por el Gobierno como por los productores del campo.

“Una de las necesidades básicas del ser humano es la “seguridad”, entendida como ausencia de riesgo, confianza en algo o alguien”, explicó el tercer expositor del Foro, Dr. Luis Fernando Asturizaga, Especialista en Derecho Agrario, Ambiental y Desarrollo Rural, para dar cuenta que “la seguridad del productor agrícola es insuficiente ante los embates climáticos; riesgos por las plagas que ocasionan pérdidas del 10 al 30% de la producción; contingencias legales como demoras en proceso de saneamiento, falta de títulos a productores medianos y grandes, o bien, títulos que no otorgan propiedad.

El Viceministerio de Tierras puede impugnar títulos y Resoluciones; así como la verificación de la Función Económica Social (FES) cada 2 años; y, avasallamientos de tierras que tienen como consecuencia la quema de bosques, destrucción de cultivos y cortinas rompe vientos, impedimento de la cosecha, el robo o destrucción de maquinarias e insumos, amenazas a propietarios y sus trabajadores, imposibilidad de acceso al crédito, disminución del valor de la tierra, impedimento para sanear la tierra y loteamiento”. Para el experto en la temática agrícola, el “derecho jurídico el que ampare esta incertidumbre; ésta seguridad es también para la población y el abastecimiento alimentario de la misma” concluyó.

También se señaló que después de 18 años de funcionamiento del INRA, no se pudo concluir el saneamiento de tierras y por ello urge revisar su accionar para mejorar su funcionamiento. El pedido generalizado fue de contar con “normas claras” para el sector agroproductivo y Puntualizo que nadie se opone a otorgación de tierras por parte del Estado, pero la oportunidad de acceso debería ser para todos.

Además se pidió la universalización del seguro agrícola, la consideración de uso de transgénicos para mejorar la producción agrícola, trabajar bajo un plan común de acción para sustituir la importación de trigo y harina de trigo y hacer mucho esfuerzo en investigación, la Asociación de Predios Productivos Agropecuarios (ASPPA), entregó como propuesta la Cruzada nacional por “cero avasallamiento” en todo Bolivia, la dotación de tierras fiscales a quienes verdaderamente aporten a la producción.

Agricultores cuentan con sistemas agroalimentarios sanos y seguros


La Asociación de Productores Ecológicos de Bolivia AOPEB que representa a de miles de familias de agricultores y agricultoras en ocasión de su 23 aniversario sostiene que contribuye a la seguridad alimentaria desde sus organizaciones y territorios con sistemas agroalimentarios sanos, seguros y soberanos, como el cacao, la quinua, el café orgánico y exhorta a la población a consumir estos alimentos, para una mejor nutrición y salud.

Sin embargo destacaron que falta promocionar la importancia del producto ecológico y con ello evitar enfermedades al consumir productos ecológicos que están al alcance en los centros de consumo, como las tiendas ecológicas con que cuentan en diferentes barrios de esta ciudad y del interior.

Tomas Flores, Presidente de AOPEB, sostuvo que la entidad se fundó la organización para salir adelante, y que empezó con cinco asociaciones de productores y a la fecha hay 600 asociaciones afiliadas y la organización aglutina a 70 mil productores que se dedican a la producción primaria y a la transformación. Hasta antes muchos de los productos se dedicaban a la exportación, pero ahora se quiere llegar al mercado interno.

No obstante un límite en la producción primaria es poder conseguir insumos para poder combatir enfermedades y plagas y para ello se requieren insumos agrícolas bio-orgánicos, para lo cual se está trabajando en la creación de una fábrica de bioinsumos con la que esperan contar a futuro. La demanda externa de productos ha crecido, pero por no contar con bioinsumos, no se puede cubrir la demanda de productos ecológicos y ese el problema. A la fecha cada agricultor prepara insumos para sus cultivos, pero esto es una desventaja para producir, por el costo que representa para el productor, por lo que se espera contar con esta fábrica. Si se pudiera conseguir insumos orgánicos se podría colmar la demanda de productos y eso se espera lograr con ayuda del estado para mejorar la producción.

Actualmente la organización de productores ecológicos cuenta con el apoyo de la Cooperación Internacional como: AGRITERRA, SOS-FAIM, ICCO, ADG-Bélgica, Freres des Homme Luxemburgo, HEIFER, Freres des Hommes Belgica, Cooperación Técnico Belga CTB, GIZ-PROAGRO, IICD y la Coordinadora de la mujer que hacen posible que las familias de productores y productoras ecológicos puedan quedarse en el campo, sosteniendo la producción de alimentos para su familia, comunidad, población local y conservando valores y saberes.

sábado, 18 de octubre de 2014

Promocionan producción de frutillas

La directora municipal de Fomento a la Producción, María Virginia Ortega, informó ayer que el domingo venidero se desarrollará la primera Feria de la Frutilla en la comunidad de Coimata.

“Se ha logrado conformar la primera asociación de productores de frutilla del valle central de Tarija, con el objetivo de lograr el desarrollo de la producción cubriendo el mercado local, nacional y porque no pensar en el internacional. El domingo tenemos la primera feria en la comunidad de Coimata”, destacó.

En esa feria participarán productores de frutilla de las comunidades de Tolomosa, Yesera, San Andrés y el Portillo, con diferentes variedades de este producto.

El técnico de la fundación Educación para el Desarrollo, Edison Mamami, informó que esta institución apoya la producción de la frutilla en Tarija hace dos años.

“Venimos hace dos años apostando al cultivo de la frutilla como una nueva alternativa rentable para la gente del campo, son iniciativas pequeñas que estamos haciendo, hay demanda del mercado local y nuestro desafío es llegar al mercado nacional”, afirmó.

Mamami dijo que se está incursionando también en la transformación de la frutilla en licores y mermeladas. (ABI)

viernes, 10 de octubre de 2014

Granizos afectan cultivos en Culpina

Una granizada, con trozos de hielo de tamaño de huevos de gallina, cayó sobre cuatro comunidades del municipio de Culpina en Chuquisaca dañando los cultivos de más de 70 familias, informó a Erbol el alcalde Víctor Gallardo.

La autoridad relató que en días pasados, el granizo cayó entre 15 a 20 minutos y dejó capas de hielo de 8 a 10 centímetros. Añadió que las cañerías de desagüe fueron destruidas por la precipitación pluvial.

Precisó que las comunidades afectadas don Collpa, Cantupampa, Sarlina y Labanda.

Gallardo aseveró que 46 familias de Collpa y Cantupampa perdieron el 100 por ciento de sus cultivos. En la primera comunidad existía durazno, mientras que en la segunda se producía haba, cebolla, papa y manzana.

Agregó que los daños fueron menores en Sarlina y Labanda donde 25 familias sufrieron afectación en cultivos de haba y arveja.

CULPINA

Culpina se encuentra en la segunda sección municipal de la provincia de Sud Cinti del departamento de Chuquisaca. Fue incluido en esta sección por ley del 20 de diciembre de 1960. Se ubica al sur del departamento de Chuquisaca. Tiene una cultura muy parecida a la de Tarija debido a su cercanía. Su población es agricultora por excelencia.

GRANIZADAS

HISTÓRICAS EN SUCRE

En el 2008, en el área rural de Chuquisaca más de 300 familias de dos distritos rurales de Sucre, en Chuquisaca, fueron afectados por intensas granizadas. Una evaluación preliminar de Defensa Civil en aquel tiempo señaló que la producción agrícola de ocho comunidades estaba dañada.

Las comunidades afectadas fueron Barranca, Llimpi y Lechugillas en el distrito seis, y en el distrito siete Peras Pampa, La Palma, Mojotoro, Media Luna y Tejahuasi.

Producto de la intensa granizada también fueron dañadas entre 10 y 15 viviendas en el distrito seis y varias fábricas de ladrillo.

Los daños llegaron a frutales (durazno) y cultivos de hortalizas (tomates, cebollas, lechugas) que han fueron totalmente afectados.