viernes, 29 de mayo de 2015

Sube precio del tomate y anuncian importación

El director nacional del Observatorio Agroambiental del Ministerio de Desarrollo Rural, Jorge Guillén, adelantó que se importará tomate del Perú a finales de julio para abastecer el mercado interno y evitar el incremento en el precio. Ayer el precio de la caja del producto aumentó en 8 bolivianos por la época de invierno.

“La cosecha es hasta mediados de julio, después se autorizaría de forma controlada la importación del tomate del Perú, verificando la calidad sanitaria”, informó Guillén.

Explicó que el objetivo es abastecer a la población de acuerdo a la Ley 144 que establece que el Observatorio Agroambiental “tiene que tener la capacidad de abastecer y verificar la capacidad y disponibilidad de alimentos en todo el país, entonces estos tomates es para que no suban (de precio)”.

Señaló que entre junio y julio reducirá la cosecha. El efecto ya se nota puesto que la caja de 45 libras aumentó en 8 bolivianos.

La libra se incrementaría en 0,50 centavos, anticipó.

Guillén aclaró que antes de autorizar la importación se hará una evaluación para que no afecte a los productores nacionales.

Reconoció que Bolivia no tiene genética para producir tomate todo el año y dijo que hay un programa del Instituto Nacional de Innovación Forestal para importar semillas con genética para producir todo el año.

Renace la Cámara Agropecuaria con diez sectores

La Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC) se reactivó ayer con la presentación de su directorio y el desafío de diseñar un plan de desarrollo del sector, manifestó ayer su presidente Willy Soria.

Después de 15 años de inactividad, la institución se reestructuró en base a 10 sectores productivos y su objetivo es coordinar acciones con los tres niveles de Gobierno y con los productores campesinos.

En conferencia de prensa ofrecida en la Asociación de Avicultores de Cochabamba (ADA), Soria explicó que se elabora un documento que recogerá las necesidades de cada subsector para mejorar su producción. El objetivo es que este informe sea la base para el plan de desarrollo agropecuario regional, que será presentado al Gobierno para que sepa en qué áreas y de qué manera intervenir para fortalecer al sector productivo local.

“Si queremos contar con un proyecto factible tenemos que coordinar con el sector público para que conozca nuestras necesidades”, señaló y detalló que la falta de proyectos de riego, problemas sanitarios y falta de seguridad jurídica están entre los problemas actuales del sector.

Soria, presidente de ADA, destacó que una vez que el documento esté listo, será discutido con dirigentes de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba (Fsutcc) con el fin de sumar sus criterios.

Sobre la CAC, dijo que entró en receso en 2002 obligada por los problemas ocasionados por la quiebra del Banco Bidesa, donde tenían depositados sus recursos.

En esta nueva etapa, “queremos estructurar una organización fuerte, representativa”, afirmó y por esa razón el directorio tiene representantes de los rubros de avicultura, lechería, porcinocultura, horticultura, floricultura, apicultura, piscicultura, criadores de pequeños animales y cultivadores de alimentos orgánicos. La vicepresidencia está a cargo de María Elena Quiroga, que a su vez es presidenta de la Federación de Productores Lecheros, y el secretario general es Germán Aguilar, presidente de la Asociación de Porcinocultores.

El representante de los apicultores, Florencio Guaraguara, manifestó su complacencia por la reactivación de la CAC y pidió a sus colegas no abandonar el proyecto. Por su parte, el representante de la Unión de Asociaciones de Productores de Banana (Unabana), Juan Sevilla, dijo que los productores se sentían desprotegidos, pero ahora tienen un espacio para trabajar en la atención de sus necesidades.

El asesor general de ADA, Fernando Quiroga, destacó que la institucionalidad recuperada ayudará a fortalecer las capacidades productivas locales. Señaló que pese al retraso relativo, “sólo en lo que va de este siglo XXI, el valor de la producción agropecuaria de Cochabamba se ha más que triplicado” y creció en 205 por ciento, pasando de generar 296 millones de dólares en el 2000 a producir 902 millones de dólares en 2014.

IMPULSO PARA LA CAC

La recomposición de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC) tomó forma a raíz de la convocatoria a la cumbre del agro de Santa Cruz, a la que los productores locales no fueron invitados.

El presidente del Consejo Departamental de Competitividad, Rodrigo Paniagua, en declaraciones pasadas, dijo que la falta de institucionalidad era un factor de rezago del agro en Cochabamba.

El agro queda al borde de una 'tormenta perfecta'

Por la caída de los precios internacionales de las materias primas, la devaluación monetaria de los países vecinos, el ingreso al país vía legal y por contrabando de productos agrícolas referidos al arroz, trigo, maíz y azúcar, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior alerta que los productores agrícolas del país sufren la amenaza de una "tormenta perfecta".

"Todo esto configura un escenario desesperante para quienes ven cómo el fruto de su esfuerzo corre el riesgo de perderse ante la imposibilidad de competir con bienes que masivamente ingresan al país por la vía legal, así como de contrabando, sintiéndose ya su negativo impacto”, informó Antonio Rocha Gallardo, presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Situación compleja. Rocha catalogó como una situación angustiante el momento que vive el sector agrícola cruceño, por lo que pidió al Gobierno medidas urgentes inherentes, no solo a la lucha frontal contra el contrabando de alimentos que ingresan al país, sino que pidió otras tres acciones. Ellas son: poner salvaguardas al ingreso legal de productos agrícolas a bajo precio, imponiéndoles aranceles a dichas importaciones, conforme a los acuerdos comerciales existentes.

Además, pide intervención en el control sanitario a los productos que son importados. "Hay que hacer restricción sanitaria", precisó, en virtud a que el Senasag habría descuidado dicho control.

En una cuarta acción piden al Gobierno, en acuerdo con los productores, liberar los cupos y las restricciones a las exportaciones a fin alentar la productividad.

Avances. Los productores como en el caso de los arroceros el momento es desesperante. "Aquí el único beneficiado es el comerciante. Para el productor, el arroz ha bajado de 60 a 15 dólares la fanega", señaló.

Por su parte, Francisco Dorado, dirigente de los cañeros de Guabirá, señaló que todo está en contra de ellos, hasta el clima. "Con toda esta baja de precios y los insumos altos, se nos vino la lluvia", apuntó.

Medidas
Según el sector productivo de Santa Cruz

Arroz. La importación legal de arroz llegó a un nuevo récord de casi 80.000 toneladas por $us 43 millones en el 2014, superando ya las 18.000 hasta marzo del 2015 por $us 8,3 millones.

Trigo. Este cereal se importó por 220.166 toneladas y $us 92 millones en el 2014, mientras que hasta marzo fue de 5.405 toneladas por $us 1,7 millones, pero la importación de harina de trigo “se disparó” en el 2015 a 43.025 toneladas por $us 16,8 millones a marzo.

Azúcar. La gestión anterior ingresó 143 toneladas por poco más de 43.000 dólares. El resto es gracias al contrabando.

Arroceros producirán con cosecha de agua

Ante los malos resultados obtenidos en la pasada campaña de verano 2014-2015, debido a la caída de los precios en el mercado interno, la Federación Nacional de Cooperativas Arroceras (Fenca) encarará a fines del 2015 el trabajo piloto de cosecha de agua en 800 hectáreas en Santa Cruz, el mismo que tiene el objetivo de mejorar los rendimientos de este grano para amortiguar futuras pérdidas debido al alto costo de producción que demanda el sistema secano.

Migrarán al sistema de cosecha de agua. Jimmy Cabrera, responsable del Proyecto Arroz de Fenca, informó que la semana pasada estuvo en la ciudad de La Paz, donde se reunió con autoridades del Ministerio de Medio Ambiente para solicitarles créditos blandos para los productores arroceros y comenzar a trabajar desde la presente gestión en 800, de las 2.000 hectáreas proyectadas de prueba piloto en cosecha de agua para el cultivo de arroz.

“Teníamos planificado trabajar en 5 módulos pilotos en cosecha de agua para el cultivo de arroz, cada uno con 400 hectáreas, pero tomando en cuenta la demora de la estructura de créditos de parte del Gobierno, pensamos trabajar en dos módulos este año y habilitar 800 hectáreas en nivelación y comenzar a trabajar en cosecha de agua”, explicó Cabrera.

Créditos productivos. Cabrera indicó que en cada módulo (hectárea) de prueba pilotos trabajarán alrededor de 20 productores, que requieren alrededor de $us 100 mil para la maquinaria que servirá para hacer el manejo eficiente del suelo de las curvas del nivel y poder hacer retención del agua de lluvia en sus campos.

"Estos trabajos servirán para que el Gobierno construya la infraestructura correspondiente para sistema de riego desde la gestión 2016, tomando en cuenta que según el Ministerio de Medio Ambiente, el Estado tiene destinado para riego $us 92 millones para los próximos cinco años", concluyó Cabrera.

martes, 26 de mayo de 2015

Video La cosecha de uva de mesa en el departamento de Tarija generó 16 millones de dólares

Importación de papa peruana sube 38%

Bolivia es gran productora de papas, pero, paradójicamente, en 2014 importó de Perú 31.251 toneladas de este alimento, 8.665 más que en 2013 (38 por ciento de incremento). Para afrontar esta situación, se busca duplicar los volúmenes de producción de nueve variedades nuevas de papa comercial.

Los datos brindados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran un incremento gradual de la importación de papa, sobre todo peruana.

Según el presidente de la Federación de Campesinos, Constantino Quispe, la papa peruana ingresa en mayor cantidad al país durante el invierno y cuesta de 10 a 15 bolivianos menos que la papa boliviana.

Ante esta situación y para diversificar la comercialización del producto, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) realiza pruebas experimentales en nueve variedades internacionales que difieren de las tradicionalmente cultivadas en Bolivia.

Única, pucara, cardinal, revolución, desiré, cupido, atlantic, ágata y fripapa son las variedades cultivadas en campos experimentales en Capinota, Mairana, Valle Grande, Punata, Chané y Samaipata.

El responsable del programa nacional de papa del Iniaf, Gróver Ovando, explica que esos nuevos tipos producen un promedio de 18 toneladas por hectárea cultivada, a diferencia de la tradicional, cuyos niveles de producción alcanzan hasta ocho toneladas en la misma superficie.

Según el experto, en Perú la variedad más comercializada es la canchan, que produce un promedio de 20 a 22 toneladas por hectárea.

¿Por qué no cultivar entonces la variedad peruana en Bolivia? Según Ovando, la semilla no se adapta al clima y a las características de la tierra con la misma eficiencia que lo haría en su país de origen.

Para el investigador de la Fundación de Investigación y Promoción de Productos Andinos (Proinpa), Alejandro Bonifacio, la papa peruana no tiene las mismas características que la cultivada en Bolivia, aunque la gente consume ese producto porque cuesta menos.

Otro de los investigadores de Proinpa, Marcelo Rodríguez, indica que en Bolivia debería fomentarse el cultivo de variedades nativas para ser un referente a nivel internacional y no entrar en la lógica de cultivar sólo para la industria.

Industrialización

De los nueve tipos de papa en experimentación, tres son altamente industriales por el ciclo menor de producción, los ojos superficiales, alto grado de materia seca y la capacidad de absorción de aceite, explica Óscar Altamirano, uno de los técnicos que trabaja en el programa nacional de papa.

El técnico afirma que para que los productores compitan en el mercado con la papa importada es necesario incorporar variedades industriales, como la pucara, cardinal y única.

“Son variedades que tienen muy buen comportamiento para la industria (…), son de zonas altamente potenciales para la industria por el tema de latitud, tipo de suelo”, indica Altamirano.

Ovando explica, por su parte, que las papas se industrializan principalmente para los restaurantes y franquicias que usan papa congelada para freír, más conocidas como “bastones”. Se trata de una alternativa más para el productor, porque cuando existe mayor capacidad de abastecimiento al mercado los precios caen y los agricultores deben buscar alternativas en el mercado para comercializar sus productos, añade Ovando.

Monocultivo

El investigador Rodríguez afirma que si bien la papa importada afecta la economía de los productores nacionales, existe la problemática del monocultivo, es decir, cada vez más agricultores cultivan sólo una variedad.

“Bolivia es uno de los países que tiene la mayor cantidad de variedades de papa del mundo, y ahora los productores se centran en el cultivo de una sola variedad que puede afectar a la diversidad agrícola”, señala.

También critica que el Gobierno se centre en implementar políticas de fortalecimiento para algunos tipos, porque en su criterio deberían diversificar la producción, pero fomentando las variedades nativas y a los productores ecológicos.

“Actualmente los productores ecológicos están siendo avasallados, porque hay dejadez en el Gobierno que ve más pertinente, más accesible trabajar en un solo producto”, añade.

Rodríguez plantea la necesidad de implementar un banco de semillas que sólo se encargue de la recuperación de variedades nativas, las cuales, si son correctamente producidas, pueden constituirse en un producto mayormente requerido por su sabor.

Si en Bolivia se fomentara más la producción de papa ecológica, los productores tendrían más opción de exportar, explicó Rodríguez .

MÁS DE 4.587 TONELADAS DE SEMILLA DE PAPA ABASTECEN A TRES DEPARTAMENTOS

Cochabamba continúa primero en provisión de semilla de papa

Con más de 4.587 toneladas de semilla certificada distribuida en cuatro departamentos de Bolivia, Cochabamba aún ocupa el primer lugar en abastecimiento de semilla de papa a nivel nacional.

Según el encargado del programa Semillas del Iniaf, Jury Antezana, del total de semilla producida en Cochabamba, el 60 por ciento corresponde a la variedad desiré, el 37 a la huaych’a y el tres por ciento a otras.

Los ingresos que generaron los productores con la comercialización de la semilla alcanzan los 4,5 millones de dólares.

El encargado de Iniaf explica que la huaych’a normalmente se cultiva en Cocapata, Morochata y Tiraque, porque tiene un rendimiento “adecuado” en las zonas altas, mientras que la Desiré es producida en Totora y Pocona.

“Estamos bordeando las 50 mil hectáreas de producción de papa en nuestro departamento. Cada año hay un incremento significativo y se mantiene en ese promedio. Con semilla certificada, no llegamos a cubrir ni el 10 por ciento”, explica Antezana.

Lo más importante para quienes adquieren la semilla de papa, explica el experto, es la precocidad con la que producen, es decir mientras menor sea el ciclo de producción es más requerida.

“En la variedad huaych’a, el ciclo de producción abarca alrededor de seis meses, mientras que la desiré no supera los tres meses”, explica.

Certificación

Según Antezana, el uso de la semilla certificada de distintos productos alcanza hasta un tres por ciento, lo que significa un riesgo “mayor” para los productores de papa, porque actualmente los cultivos son atacados por la marchitez bacteriana, comúnmente conocida como lluphi.

La enfermedad se agudizó, debido a los cambios climáticos “poco comunes”, según explica el director de la dirección de Servicio Departamental Agropecuario, Jorge Merino, quien, preocupado, afirma que este año sumaron más comunidades en las que se presentó la enfermedad.

En este sentido, Antezana manifiesta que los productores normalmente acuden a la compra de semillas de los mercados o ferias locales y no se aseguran de que la semilla esté sana por dentro y por fuera.

El experto añade que el uso de semilla no certificada por parte de los productores hace más susceptibles a los cultivos, porque la enfermedad no sólo ataca al tubérculo, sino que se queda en la tierra, y no es fácil de controlar por lo que normalmente se trabaja en la prevención.

Hace dos semanas, el municipio de Mizque reportó 80 hectáreas de cultivos infectados por el Phytopthora Infestans, nombre científico del lluphi, en más de 10 comunidades .



CERTIFICACIÓN

Categoría Genética: Es la categoría más alta del proceso de producción de semilla certificada. Se trata de semilla producida bajo la responsabilidad y control del obtentor de la variedad de acuerdo a la metodología de mantenimiento de la variedad, descrita al momento de su registro. Según establece la normativa, la semilla certificada en esta categoría, está garantizada para un buen rendimiento en campo.

Categoría pre-básica: Esta categoría está destinada para las semillas de aquellas especies que, por su naturaleza, requieren de una multiplicación vegetativa mediante el cultivo de tejidos de acuerdo a una reglamentación específica. Esta variedad es producto de la multiplicación de la semilla genética.

Categoría básica: Semilla producida bajo la responsabilidad y control directo del responsable del registro de la variedad, de acuerdo a la metodología de mantenimiento, descrita al momento de su inscripción. Para producirla, se deberán sembrar semillas de las categorías genética y pre-básica. Sólo se mantendrá en esta categoría si cumple con requisitos de calidad.

Categoría registrada: Semilla resultante de la multiplicación de semilla básica, puede ser producida por cualquier productor siempre que cumpla con las normas específicas de cada especie. A este tipo de certificación, las instituciones le otorgan una boleta roja para distinguirla del resto y evitar confusiones.

Categoría certificada: Puede ser producida por cualquier productor interesado en producir semilla de calidad, la condición es el cumplimiento de las normativas específicas de cada especie. A este tipo de certificación, las instituciones le otorgan una boleta celeste para diferenciarla del resto de las categorías.

Ampliado campesino departamental rechaza uso de semillas transgénicas

Un rechazó “categórico” a la introducción de semillas transgénicas por ser “atentatorias” para la biodiversidad y la salud, emanó ayer del ampliado de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba (Fsutcc), que además adaptó las conclusiones de la cumbre del agro, desarrollada en Santa Cruz, a la realidad productiva local.

Hay dos resoluciones del encuentro, que comenzó el domingo y se denominó I Cumbre Departamental hacia la Agenda Agropecuaria Comunitaria para Vivir Bien, y una de ellas contempla seis artículos en contra de la implementación de transgénicos. El sector productivo se declara en estado de emergencia para defender los sistemas de producción y los derechos de la Madre Tierra, que pueden ser “atentados gravemente con la incorporación de los transgénicos”, señala el documento.

También piden que se declare a Cochabamba libre de producción con transgénicos, que se fomente la producción agroecológica y exigen al Estado y a las entidades territoriales autónomas que protejan la tierra, la salud humana y expresan un “no a las empresas transnacionales”.

El documento instruye a sindicatos agrarios, subcentrales, centrales regionales y centrales provinciales profundizar la información sobre los efectos dañinos del uso de los transgénicos.

El ampliado, que invitó a representantes de entidades como el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), el Servicio Departamental Agropecuario (Sedag) y el Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), no hizo extensiva la invitación a sectores productivos de gran escala como avicultores, productores lecheros o floricultores.

Las mesas de trabajo fueron las mismas de la cumbre del agro de Santa Cruz por lo que, según el ejecutivo de la Fsutcc, Juan Zurita, se reforzaron y adaptaron las conclusiones de ese evento a la realidad local.

En la mesa de tierra y territorio se rechazó el saneamiento de tierras “sin fundamento” e instan que éste esté en el marco de la Función Económica y Social (FES) que cumple un terreno, afirmó Zurita.

En cuanto a la exportación, a diferencia de lo establecido en la cumbre del agro, la Fsutcc concluyó que la producción departamental sólo abastece al mercado interno, que pocas veces hay excedentes y que hace falta mecanizar el sistema agropecuario.

En la mesa de infraestructura y riegos se determinó que “los proyectos de riego deben ser prioritarios” y cada municipio debe adecuar su presupuesto.

La segunda resolución declara Década de la Revolución Productiva Comunitaria para que gobernaciones y municipios inviertan “al menos el 80 por ciento de los recursos” en el desarrollo agropecuario.

Postura oficial

La cumbre del agro determinó postergar, no descartar, el debate sobre el uso de transgénicos.

Antes del ampliado de la Fsutcc, su ejecutivo, Juan Zurita, dijo que el objetivo de la reunión era analizar algunas conclusiones controversiales asumidas en la cumbre “Sembrando Bolivia” y determinar si se aceptan o se rechazan.

Las resoluciones del ampliado serán expuestas en el ampliado nacional de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia.