lunes, 27 de abril de 2015

Según exportadores de Santa Cruz: Cumbre agropecuaria abrió transgénicos


WILFREDO ROJO (DER.) PRESIDENTE DE CADEX, A LADO DEL TITULAR DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE PRODUCTORES DE OLEAGINOSAS Y TRIGO (ANAPO), REINALDO DÍAZ.

En opinión de los exportadores cruceños, si bien el tema del uso de transgénicos en los cultivos no ha logrado una definición en el marco de la Cumbre Agropecuaria ‘Sembrando Bolivia’ realizada en Santa Cruz, el mismo “ha quedado para seguir debatiéndolo, no se ha tomado ninguna decisión dentro de la mesa de producción y productividad”, dijo el gerente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz, Oswaldo Barriga. Manifestó que en ese ámbito se definió dos opciones que han quedado en el debate y que están para seguir dialogándolo no sabemos cuándo pero hay una visión de utilizar los transgénicos en algunos productos”, remarcó.

Por su parte, el titular de esa entidad, Wilfredo Rojo, aplaudió la apertura para debatir el uso de biotecnología en algunos cultivos. “El uso de la biotecnología incrementará nuestra productividad agrícola aumentando los volúmenes de producción y hará que los alimentos sean más baratos para el mercado interno y externo convirtiendo al país en una economía más competitiva”, remarco.

MEDIDAS

Rojo atribuyó al Gobierno la responsabilidad de implantar en el corto plazo medidas para simplificar las exportaciones. ““Hay un responsabilidad del Gobierno nacional para implementar inmediatamente las propuestas productivas emanadas desde la cumbre. Destacó el compromiso oficial para optimizar y simplificar permisos, certificados y autorización a las exportaciones, la idea es llegar a la liberación de las exportaciones No tradicionales en un corto plazo”, sostuvo el directivo.

El titular de la Cadex recordó asimismo que otro mandato de la mesa de exportaciones fue la necesidad de fortalecer la lucha y el control del contrabando, dado que afecta a la industria nacional. “Para ello se pactó generar una estrategia conjunta público – privada destinada a promover y estimular el consumo de productos nacionales, potenciando la presencia de productos en ciudades fronterizas, habrá un fuerte protección de la producción nacional según concluyó esa instancia de trabajo.

INSTITUCIONALIDAD

En el cónclave productores y Gobierno coincidieron en mejorar y fortalecer las instituciones públicas que están relacionadas con el comercio exterior. Por ello existe el compromiso de la implementación de la Ventanilla Única de Comercio Exterior- VUCE para el 2016. “Es una medida acertada”, sostuvo el presidente de la entidad gremial cruceña.

DATOS

- La mesa de producción y productividad de la cumbre agropecuaria no adoptó ninguna decisión sobre el uso de transgénicos en el país

- El único producto autorizado es la soya. La Constitución de 2009 remite a una ley la reglamentación el uso de semillas modificadas

- En la cumbre, el Gobierno se comprometió a reimplantar el sistema de Ventanilla única que existía en el país a fines de los años de 1990.

domingo, 26 de abril de 2015

PMA ve con buenos ojos uso de biotecnología en Bolivia



El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ve con buenos ojos el uso de biotecnología en la producción de alimentos en el territorio nacional, problemática que centró las intervenciones en la Cumbre Agropecuaria Sembrando Bolivia, desarrollada en Santa Cruz a convocatoria del Gobierno.

¿Sería beneficioso el uso de biotecnología para la producción agrícola en cultivos bolivianos? fue la pregunta que El Financiero le planteó a Miguel Barreto, director regional para América Latina y El Caribe del PMA. “Por supuesto que lo es”, fue la respuesta.

“La biotecnología ayuda mucho a mejorar la productividad de determinadas semillas para generar la producción de un mejor grano, volverlo más resistente a cualquier tipo de plagas o eventualmente (producirlo) en mayor cantidad”, precisó el ejecutivo.

No obstante, destacó tres ejes a tomar en cuenta en paralelo a la producción de alimentos con biotecnología: “generar una estructura para que la producción llegue al mercado”, “respetar precios justos para el productor local” y “promover programas sociales que fomenten la nutrición”.

Santa Cruz de la Sierra fue sede, entre el 21 y 22, de la cumbre Sembrando Bolivia, encuentro convocado por el Ejecutivo para hacer de la producción agropecuaria un cuarto pilar para la generación de recursos (además de los hidrocarburos, la minería y la energía), ampliar la frontera agrícola y garantizar la seguridad alimentaria. Al evento asistieron representantes de los productores de occidente, a través de sus organizaciones sociales, y de los empresarios de oriente, a través de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO).

Uno de los principales puntos de debate planteado por el sector privado fue el uso de transgénicos para producir maíz, algodón y caña de azúcar, además de otras variedades de soya, hasta ahora el único alimento que se obtiene con esta técnica.

En ese marco, el presidente Evo Morales abrió la posibilidad del uso de semillas modificadas para generar ventajas competitivas en la producción de alimentos. “Si vamos a implementar el uso de las semillas transgénicas en la producción de alimentos, entonces tenemos que empezar a definir en qué productos se aplicarán y el tiempo que se utilizarán”, subrayó.

El jueves la ministra de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo, afirmó que la decisión ahora está en manos de los propios empresarios. Aunque la dirigencia de las organizaciones campesinas ha reiterado su rechazo a los sistemas de producción no naturales. Por biotecnología se entiende a la tecnología que usa organismos vivos para crear o modificar un producto dando como resultado organismos genéticamente modificados o transgénicos.

El sitio web del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) refiere que la biotecnología mejora la productividad, baja costos y permite ganar en competitividad y hacer frente al cambio climático. “Espacio hay para todo: para lo orgánico, convencional y comunitario, así como para producir a escala comercial con uso de la biotecnología. Dos realidades productivas distintas occidente-oriente pueden y deben coexistir, sin perjudicarse”.

Según el IBCE, Santa Cruz es la región productora de alimentos por excelencia: posee cerca del 68% de la superficie total utilizada con ese fin en el territorio. Genera el 76% del volumen de la producción agropecuaria, 70% de los alimentos que consume Bolivia, y 74% del valor de las agroexportaciones.

Actividad agrícola

Cobertura

Bolivia tiene 109 millones de hectáreas, de las que 104 millones están en el área rural, estimándose en 30 millones las hectáreas para actividad agropecuaria. Santa Cruz, con poco más de 2 millones de área cultivada, tiene el mayor potencial.

Reinaldo Díaz asume en Anapo

En una ceremonia especial y llena de elegancia, la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) posesionó a su nuevo directorio (2015-2016) encabezado por Reinaldo Díaz Salek como Presidente y Susano Terceros como Vicepresidente.

La pasaron bien. El evento se realizó en el salón Chané de la Feria Exposición, donde hubo discursos y entrega de reconocimientos a personajes destacados. Entre los invitados estuvieron autoridades políticas, cívicas, empresarios y productores agropecuarios del departamento.

El presidente saliente, Demetrio Pérez Flores, tuvo la oportunidad de agradecer por los años que estuvo como máximo directivo de esta institución.

Todos compartieron. Pasado el acto central los presentes compartieron un brindis de honor donde degustaron de una variedad de bocaditos, jugos y gaseosas.

Baja en 50% la producción de pimentón y tomate en Uriondo



Las familias campesinas de la Sub Central de Colon, en el municipio de Uriondo, se encuentran preocupadas por la reducción de un 50 por ciento de la producción de tomate y pimentón debido a la falta de agua y las plagas, situación que obliga al sector productivo exigir a las autoridades provinciales mayor apoyo al sector con proyectos de riego y programas orientados a combatir las plagas.

Esta situación fue confirmada por el dirigente campesino de la Sub Central de Colon, Mario Vilte, quien informó que por la falta de agua para la producción y una variedad de plagas que aparecieron en estos últimos años, la producción agrícola del tomate y pimentón esta en riego de desaparecer en un 100 por ciento.
“Hay plagas que no sabemos que se llaman, y por otro lado la falta de agua para el cultivo son los fenómenos, que nos preocupa a los productores de hace un par de años atrás, porque la producción de tomate y pimentón está a punto de desaparecer por estas situación, por falta apoyo de las autoridades de nuestra provincia” dijo el dirigente.
De la misma manera, el dirigente campesino, Ariel Areco, dijo que la mayoría de las familias de la sub central productoras de tomate y pimentón, está buscando cambiar el rubro de producción y en algunos casos migrando a la república Argentina y a otros municipios por falta de condiciones de productivas en la zona.
“Estamos muy preocupados por el tema de la producción porque en estos últimos años el tema de las plagas y la falta de agua, no logramos hacer producir tomate y producción hace más de tres años, por falta de apoyo de las autoridades al sector productivo, en vez de ir para adelante estamos yendo para atrás” dijo el dirigente.
Las familias campesinas de la Sub Central de Colon, conformada por siete comunidades Barrancas, Guaranguay Norte, Guaranguay Sub, Monte Monte, Campo de Vasco, Colon Norte, Colon Sub y otras comunidades aledañas, productoras de tomate y pimentón, demandan a las autoridades de la sub gobernación proyectos de riego tecnificado y programas destinados a reducir las plagas.
Mientras que al municipio demandan la conclusión de los atajados de riego que están abandonados y paralizados por falta de recursos económicos y a la gobernación mayor capacitación a los productores para combatir las plagas a través de sus direcciones.
Ante esta preocupación de las familias campesinas el ejecutivo seccional de desarrollo de Uriondo Freddy Ortega, dijo que desde de la sub gobernación se está encarando varios proyectos para fortalecer el sector productivo, tanto para resolver la demanda de agua y reducir las plagas que afectan constantemente a la producción agrícola.
“Nosotros estamos viendo todo ese tipo de problemas, que no les previene no, porque hay años buenos de producción y otros malos, sin embargo estamos trabajando en estas demandas, con proyectos de riego, programas contra las plagas y vamos a tratar rápidamente el tema para solucionar la problemática que demandan los vecinos de Colon” dijo la autoridad.
Por su parte, alcalde municipal de Uriondo José Manuel Rodríguez, informó que desde el área productiva se está apoyando a la zona de Colon con diferentes programas como al resto de la provincia y lo más importante con la construcción de varios atajados, pero a su vez reconoció que las obras están paralizadas por falta de recursos económicos.
“Mire sobre los atajados para que vamos a mentir a la poblacion, directamente está paralizado, es un proyecto concurrente y no hay desembolsos, ese es el tema con ese tipo de obras de riego, pero estamos apoyando, las metas del municipio más adelante es apoyar al sector productivo” indico el alcalde.
Según la dirigencia campesina de la provincia Avilés, las plagas que estarían terminando con la producción de tomate, pimentón y otras hortalizas en el distrito de Colon y algunas comunidades del municipio de Padcaya, fueron identificadas como, las bacterias, el virus, virus la cuchara y virus la mancha negra.
Hace unos 6 años atrás los productores de tomate y pimento de cosechaban dos mil cajas de producto por hectárea, pero ahora solo se cosecha entre mil a mil cien cajas de producción.
Ante este panorama bastante crítico, para las familias campesinas de la zona y el reducido apoyo de las autoridades provinciales al sector productivo, centenares de familias decidieron migrar a la república Argentina y otros cambiaron de rubro productivo por la cebolla, perejil y hortalizas.

PRODUCCIÓN: Ampliado provincial tratará el tema

La familias campesinas de las 45 comunidades que conforman el municipio de Uriondo, primera sección de Avilés, demandan a sus autoridades, mayor inversión de recursos en el sector productivo y reducir el presupuesto que esta destinado al tema de infraestructura.
Para el día de hoy el sector campesino tiene un ampliado provincial, con la presencia del presidente Evo Morales, en el Valle de la Concepción, donde además de analizar el tema político, demandaran al mandatario exigir a las autoridades electas principalmente del municipio mayor inversión en el sector agrícola.

sábado, 25 de abril de 2015

Video En Oruro se producen 80 tn de papa por hectárea

Los campesinos e indígenas producen en el 89% de la tierra

Los campesinos e indígenas producen en el 89% de la tierra y sólo el 11% está en manos de las medianas y grandes empresas, según una publicación de la Fundación Tierra que se conoció antes de la Cumbre Agropecuaria "Sembrando Bolivia”, que se realizó entre el 21 y 22 de abril en Santa Cruz.
En el Censo Agropecuario 2013, se registró a 872.641 Unidades Productivas Agropecuarias (UPA) en el país, que representan más de 2,7 millones de hectáreas, de las cuales 774.250 UPA (89%) están en manos de los campesinos e indígenas y el resto, 98.391 UPA (11%), es de los grandes empresarios.
El estudio señala que el sector campesino indígena estuvo ausente de la etapa preparatoria de la cumbre agropecuaria pese a su importancia, ya que ocupa casi todas las Unidades Productivas Agropecuarias (UPA) del país, mientras que el sector empresarial trabaja sólo el 11% de la tierra disponible para la producción.
"La invisibilidad de este sector también implica desconocimiento estatal y exclusión de la cumbre productiva de casi todas las UPA del país”, señala el informe de Tierra titulado Apuntes críticos para la agenda agropecuaria.
La importancia numérica de la agricultura campesina contrasta notablemente con su baja producción en términos de superficie cultivada, que en el altiplano y los valles representa el 38% y ocupan el 83,5% de la UPA.
En cambio, en Santa Cruz la superficie cultivada es del 62% y la mayor parte está bajo el control del 16,4% de las UPA.
En ese departamento, el área de cultivo alcanza a 1,9 millones de hectáreas. Corresponden a la soya 1,2 millones de hectáreas, al girasol 100 mil hectáreas, al trigo 120 mil hectáreas, al maíz 220 mil hectáreas y al sorgo 250 mil hectáreas, de acuerdo con la Cámara Agropecuaria del Oriente.
Para la fundación Tierra es importante la participación de los campesinos e indígenas, debido a que el 45% de la población de Bolivia es pobre, según datos del Censo de Población y Vivienda 2012.
El 32,1% de las personas que vive en las áreas urbanas es pobre y en el área rural esta proporción alcanza al 71,5% que representa más de 2,3 millones de personas que viven sin satisfacer sus necesidades básicas, señala.
]Con respecto al uso de las semillas modificadas genéticamente, los empresarios privados exigen al Gobierno que les autorice utilizar los transgénicos para aumentar la producción y llegar a la meta de incorporar 10 millones de hectáreas hasta 2025.

Tierra considera que el uso de este tipo de semillas en países como Argentina, Brasil y Perú, permitió elevar los rendimientos de algunos cultivos como la papa. En Bolivia, se emplea en la soya, sin embargo no logro mejorar la productividad como se esperaba con la Soya RR.

Los agroquímicos
Importación Según datos del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria, la importación de plaguicidas creció de 10,4 millones de toneladas en 2004 a 31,6 toneladas en 2010. En 2013 se importó agroquímicos por un valor de 400 millones de dólares.
Soya El único cultivo transgénico autorizado para su uso, producción y comercialización es la Soya RR resistente al herbicida glifosato. La propietaria de la patente es la transnacional Monsanto.
Agrícolas El aporte al PIB de los productos agrícolas no industriales ha sido casi nulo, alrededor del 2% anual, siendo su punto más alto en 1997 con el 2,9%, de acuerdo a la fundación Tierra.

Se producen 45.000 Qq Solo se cubre 15% de la demanda algodonera

La producción nacional de algodón solo abastece el 15% de la demanda interna de este producto, tomando en cuenta que existe un pedido aproximado de 300.000 quintales. Por otra parte, el sector algodonero demanda el uso de la biotecnología que permitiría incrementar la productividad a 20 quintales por hectárea y que sean resistentes al glifosato (hervicida) y lepidopteros (gusano).

Existe demanda insatisfecha de algodón. Juan Campero, presidente de la Federación Departamental de Productores de Algodón (Fedepa), informó que este sector debe producir más de 20.000 hectáreas de algodón para satisfacer un consumo interno superior a las 300.000 quintales.

"Actualmente tenemos bajo producción 3.000 hectáreas, de las cuales esperamos un rendimiento promedio de 15 quintales por hectárea, por cuanto se proyecta llegar a producir 45.000 quintales, que satisface solo el 15% de la demanda interna del país", explicó Campero al momento de indicar que a finales de los años '90 se llegó a sembrar hasta 52.000 hectáreas; pero el 2009 tocó fondo debido a la crisis internacional y se redujo a la mínima expresión, por cuanto no pasó de las 700 hectáreas.

Zonas productoras. Campero resaltó que en esta gestión las comunitarios de Pozo de Tigre, Tres Cruces y El Tuna han optado por cultivar algodón en sus campos, sumándose a zonas tradicionales como Pailón, Cabezas, Basilio, Cotoca, Charagua y Abapó.

Fedepa asocia a 69 productores de algodón, del cual el 15% es mediano agrícola contando con más de 300 hectáreas y el 85% es pequeño.

Biotecnología incrementaría la producción. Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, destacó que este sector necesita el uso de biotecnología con eventos resistentes al glifosato y lepidopteros, incrementando de esta manera los rendimientos de 15 a 40 quintales.