miércoles, 29 de octubre de 2014

Video Conozca la Ruta de la Goma y la Castaña

La producción triguera cubre 48% del consumo

La producción nacional de trigo alcanzó este año niveles históricos al situarse en 376.000 toneladas, equivalente al 48,4% de la demanda interna, la misma que se ubicó en 776.000 tn. Según la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO), el departamento de Santa Cruz, donde se concentra el 74,4% de la producción del país, generó alrededor de 280.000 toneladas del mencionado grano con un incremento respecto al 143% de 2013, cuando el volumen fue de 115.000 toneladas.

"En todo caso la campaña de invierno que acaba de concluir ha sido una de las mejores, históricamente. Hubo muchos factores que han dado resultados de producción positivos, con rendimientos óptimos y los vientos han sido bajos", informó Demetrio Pérez, presidente de Anapo.

Mejores rendimientos. Pérez, además, ha mostrado con datos que los rendimiento en el campo se han duplicado con relación al año anterior, que fue 1,24 toneladas por hectárea, se llegó a 2,44. "Es un promedio alto y el mejor alcanzado hasta ahora. Eso es también fruto de los trabajos de investigación. Mientras tengamos mayores variedades adecuadas a la realidad y al clima, podremos alcanzar los resultados esperados", precisó.

Edgar Guzmán, investigador del Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), informó que los rendimientos fueron variables, habiendo alcanzado en algunos sitios hasta cuatro toneladas por hectárea. "Ha sido un buen año, incluso se ha incrementado la superficie de siembra hasta 270 mil hectáreas de trigo. Solo en Santa Cruz se tiene 120 mil hectáreas", dijo.

Perspectiva estatal. El viceministro de Desarrollo Rural señaló que, si bien se sigue con déficit de frente a la demanda interna, el récord histórico alcanzado ayudará a bajar la importación de trigo de un 72% a un 55%. "El objetivo es alcanzar una producción sostenible y garantizar el autoabastecimiento de la materia prima de la harina de trigo", argumentó.

Pérez, por su parte, señaló que hay una superficie de 400 mil hectáreas aptas para la producción de trigo en el departamento. "Hace falta seguridad jurídica", finalizó.

Desafíos
Agricultores piden un mayor apoyo al sector

Variedades. Siete son las variedades de trigo utilizadas a nivel nacional, como: Motacú, Urubó, Bibosi, BR-18, Sausal, Patujú y Paraguas. Entre ellos, se diferencian por su adaptabilidad, su rendimiento y capacidad de resistir ante la plaga de la 'pericularia'.

Garantías. Pese a que Emapa ha logrado este año monopolizar la compra del grano de trigo en un precio de 490 dólares por tonelada, el sector pide que en esa medida haya condiciones logísticas, técnicas y de investigación para invertir en mayores siembras.

Quejas. Se dice que la producción de trigo de la región oriental es pura iniciativa privada.

martes, 28 de octubre de 2014

Dotarán de semillas de maíz y frejol a los afectados por sequía


La Gobernación de Santa Cruz dotará en semillas de maíz y frejol un valor aproximado de Bs 2 millones a los municipios de Charagua, Gutiérrez, Lagunillas, Camiri, Cuevo y Boyuibe con la finalidad de garantizar el abastecimiento de alimentos en esa región del Chaco cruceño, anunció ayer el secretario de Desarrollo Productivo, Luis Alberto Alpire.

La autoridad descartó problemas en el sector ganadero.

Moderadas lluvias
El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, aseguró que la sequía en el país será ‘moderada’, por lo que garantizó la producción y abastecimiento de alimentos para la población.

“Ya ha habido presencia de lluvias en muchas partes del país, lo que dio humedad para sembrar, para que los pastos retoñen y haya alimento para el ganado. Entonces, por lo general no hay gravedad en el caso, si bien hay afectación, la producción de alimentos está garantizada", señaló.

El fenómeno desde mayo hasta la fecha afectó al menos a 10.000 cabezas de camélidos en Charaña (La Paz), el 10% de las 120.000 cabezas reportadas en esa región /HHG

Estiman que un 30% de la semilla que se usa es ilegal

La semilla de frejol de don Isidro Pillco no rindió como antes. La compró de un amigo en Chané (zona norte) y las lluvias durante la campaña de invierno acabaron con la tonelada de simiente antes de germinar.

Al igual que Pillco, decenas de agricultores en Santa Cruz han reportado pérdidas de dinero por el uso de semillas no certificadas. La Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA), estima que un 30% de los granos que ingresaron al país en 2013 fue de manera ilegal, sin procesos de adaptación, y que este año la cifra se incrementó provocando daños económicos.

Marcelo Traverso, presidente de APIA, aseguró que el uso de semillas no registradas ni adaptadas al suelo de siembra, afecta el rendimiento, puesto que no resisten las plagas y enfermedades presentes en el medio y desprestigian el trabajo de años que hace una marca al importar legalmente.

Al respecto, desde el área de semillas del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) expresaron que existe un sistema de certificación de semillas que establece la obligatoriedad del registro de variedades y que utilizar semillas no adaptadas a las condiciones de la zona, implica grandes riesgos para el productor.

Informaron además de que de la superficie cultivada para la producción de semillas en Santa Cruz (67.200 ha), se obtienen 73.500 toneladas (t) de semillas certificadas y, sumando la simiente de uso propio (5.500 t), la proveniente de otros departamentos (1.200 t) y la semilla importada (15.800 t), el volumen total de semilla certificada y fiscalizada es de unas 96.000 t correspondientes a 11 cultivos.

Esta cantidad, según explicaron, cubre el 72% del área cultivada en Santa Cruz; es decir, unos 1,7 millones de hectáreas pueden considerarse siembras con semillas de buena calidad.

Ernesto Salas, director ejecutivo del CIAT, aseguró que se han reportado pérdidas por estas simientes en sembradíos de maíz en el Chaco, que por las altas temperaturas provocan cambios inesperados en la semilla.
Freddy Calisaya, productor de maíz en la zona norte, explica que antes de sembrar en cultivos extensivos realiza un ensayo de la semilla y que si nace en un 80%, procede a masificarlo

domingo, 26 de octubre de 2014

Agricultores, preocupados por los caminos

Los agricultores del municipio de San Pedro están preocupados porque la temporada de cosecha de soya se acerca, juntamente con la época de lluvia, y los trabajos de mantenimiento de los caminos de la zona avanzan lentos.

En ese sentido, el sector produc tivo, a la cabeza del alcalde Benedicto Zurita, convocó al gerente regional de ABC, Adhemar Rocabado, para pedirle que garantice caminos estables para la producción.

“Hay puntos críticos que no se han arreglado hasta el momento; tampoco se hizo el colocado de alcantarillas en el tramo Hardeman – Litoral.

“No estamos conformes con el trabajo de la empresa, ya que no está poniendo tierra de relleno suficiente ni la maquinaria que se necesita para hacer una buena compactación”, reclamó Zurita. Agregó que hasta el momento la ABC no ha entregado copia del contrato para conocer el tiempo de ejecución ni las especificaciones técnicas de dicha obra.
Al respecto, Rocabado hizo conocer que la ABC recibió la orden de proceder el 28 de octubre del 2013, pero que durante la época de lluvia se hizo muy poco movimiento de tierra.

“Viendo que en el primer semestre de este año no íbamos a poder avanzar, nos dedicamos a prefabricar alcantarillas y es por eso que tenemos un 60% de las alcantarillas prefabricadas.

En agosto hemos empezado a mover tierra en cuatro tramos: Litoral- Hardeman; Hardeman-Puente El Higueronal; ElHigueronal-El Carmen y El Carmen hasta el kilómetro 74”, dijo

El consumo de chía mejora la actividad cerebral

Las semillas de chía provienen de una planta de la familia de las lamiáceas y es originaria de América Central, donde las tribus la consumían desde al menos 6.000 años. Este superalimento favorece el funcionamiento de las neuronas y mejora la actividad cerebral y además es la mayor fuente de omega 3 que se puede obtener de la naturaleza. Entre sus propiedades también está la prevención del envejecimiento de los tejidos.

Chuño, un regalo de los Andes para el mundo occidental

La papa, maravillosa semilla domesticada por los aymaras 800 años a.C. en el área del actual Tiwanaku a orillas del lago Titicaca, no sólo alcanzó sitiales relevantes en la gastronomía mundial con su gran variedad de semillas (casi 3.000 variedades) sino que de ella se realizaron derivaciones importantes como aporte adicional de la cultura aymara a la alimentación de su pueblo y ahora al mundo.

El chuño es uno de los mejores ejemplos de adaptación, conservación y utilización culinaria. Producto que deriva de la papa y cuya técnica es considerada otro de los regalos importantes de los Andes al mundo occidental.
La aplicabilidad del producto será en este caso un resultado de las diferentes experimentaciones que los cocineros profesionales puedan realizar en sus preparaciones.
Quién hubiera imaginado que la sequía iniciada en el 1.100 d.C. y que luego de 40 años derivó en una época de lluvias que iniciaron un período similar de inundaciones en la región donde se asienta el Tiwanaku actual hubiera sido el catalizador del desarrollo de una técnica de conservación que hoy nos proporciona las dos variedades de chuño que conocemos: chuño negro y chuño blanco, llamado también tunta.
900 años de trayectoria a través de las diferentes culturas altiplánicas de nuestro continente y un hecho que nos deja tarea para el análisis. ¿Por qué durante los primeros años de la colonia el chuño no fue incorporado a los recetarios europeos?, tal como fueron mestizados otros productos como la papa y el tomate, y tomaron carta de ciudadanía como componentes de las mas variadas guarniciones de platos de la culinaria que hoy conocemos como internacional.
La explicación podemos encontrarla en los siguientes hechos:
La papa, planta solanácea, originaria de las islas y alrededores del lago Titicaca, fue cultivada y mejorada por nuestros antepasados llegando de alguna manera a preferir el cultivo de ciertas variedades de las más de 2.000 existentes. (En 1875, en una exposición en Alemania se presentaron 2.644 clases de papa, según cuentan Horacio Hurteaga y Carlos A. Romero en el texto Contribución a la historia, civilización y lingüística del antiguo Perú.
La clasificación utilizada por los agricultores originarios es: qhati, kheni y luki.
Qhati es una variedad suave y harinosa, regularmente usada en cocciones al vapor, se distingue por su textura y sabor. Normalmente se la cocina con cáscara y luego se la pela. En el altiplano la consumen acompañada de phasa (sulfato de magnesio natural) con la finalidad de disminuir los problemas estomacales por exceso de consumo.
Kheni es una papa dulce que regularmente se utiliza en la preparación de sopas. Se la cocina sin cáscara y no se deshace en la cocción, conservando su textura. Y luki es la papa amarga, usada en la preparación del chuño. Su sabor acre causa una impresión desagradable que tratan de neutralizar usando phasa con sal. Debido a su gran resistencia a los climas fríos y zonas altas es la preferida del agricultor altiplánico.
El 15% de la producción total de la papa en Bolivia corresponde a cultivos amargos y semiamargos: solanum juzepczukii (10 variedades), solanum curtilobum (3 variedades) y solanum ajanhuiri (6 variedades), de las cuales se elabora el chuño.
Para el proceso de elaboración se seleccionan los ejemplares más pequeños. Estas pequeñas papas se extienden en el suelo plano cubierto de pajas dejándose congelar por la helada durante tres noches, aproximadamente.
Una vez que están congeladas, son expuestas al sol y se procede a "pisarlas”, método que busca dos objetivos: eliminar el agua que aún conservan y procurar la remoción de la cáscara.
A partir de este proceso básico se obtienen dos variedades: el chuño blanco, que se consigue "lavando” la papa ya congelada de acuerdo al proceso anterior. Unos trasladan la papa al río donde forman estanques en los que se depositan las papas congeladas.
En áreas donde no hay ríos cercanos extienden el producto sobre mantas o paja y rocían constantemente agua fría con el fin de humedecer el producto. Al cabo de tres semanas la cáscara va desprendiendo
El paso final consiste en el secado al sol, cuyo resultado es la tunta.
El chuño negro se obtiene directamente de la congelación. No se somete el producto al agua y concluida la congelación y el proceso de "pisado” se seca al sol durante 45 días. Este proceso se realiza entre los meses de junio, julio o agosto.
El chuño es altamente energético con un contenido importante en proteínas, fósforo, calcio y hierro.
En Bolivia no se conoce el chuño en su presentación de harina, o por lo menos no tiene una amplia difusión. La harina de chuño es utilizada fundamentalmente en Argentina, Chile y también Perú y se podría añadir que quizá ésta sea una de las presentaciones más interesantes que abre perspectivas con potenciales insospechados.