lunes, 30 de abril de 2007

Alimentos de gran valor

La quinua, la cañahua, el amaranto y otros granos andinos junto a los cereales y leguminosas como la soya cultivados en Bolivia, han ganado prestigio internacional por su importante contenido de proteínas y minerales que los hacen muy nutritivos.

Varias empresas expositoras en la XXIV Feria Internacional de Cochabamba han aprovechado este potencial alimenticio y muestran en el recinto de la laguna Alalay varios productos muy cotizados por los visitantes por su característica saludable y precios accesibles.

Los empresarios del país han encontrado además en los cultivos nativos y tradicionales una oportunidad para exportar. Especialmente los países de Europa demandan los alimentos hechos con quinua y otros similares.

En todos los pabellones ubicados en el campo ferial existen expositores que ofrecen estos productos, lo que demuestra que existe una importante demanda.

Crece el interés

La mayoría de los empresarios de este rubro coincide en que hasta hace algunos años la gente no conocía o simplemente rechazaba su oferta alimenticia.

Sin embargo, actualmente los consumidores adquieren los alimentos atraídos por especialmente por el aspecto nutritivo.

Algunos de los visitantes a la Feria destacaron las virtudes especialmente de la quinua, cañahua, amaranto y soya y explicaron que buscan productos elaborados con éstos para alimentar a los niños.

Los cereales y granos han sido transformados en granolas, apis, sopas, bocaditos, refrescos en polvo, fideos y otros, una amplia variedad que permite a los consumidores elegir.

Exportación

La quinua ha ocupado siempre un puesto importante entre los productos más importantes de exportación de Bolivia, al igual que otros granos y cereales.

Sin embargo, en los últimos años ha crecido el interés mundial por estos alimentos.

Cifras oficiales muestran que entre 2005 y 2006 las exportaciones sólo de quinua crecieron en un 61,8 por ciento.

Los productores destacan que existe una clara tendencia al aumento debido a la creciente aceptación de la quinua y similares en el mercado de productos orgánicos, exóticos y altamente nutritivos de los países desarrollados.

También existe gran potencial para exportar quinua con valor agregado como fideos, granolas, barras energéticas y harinas. Los envíos de este tipo de productos apenas han comenzado y si esta industria es desarrollada podría estimular en gran medida la generación de empleos.

La empresa cochabambina Coronilla, que expone en la Feria Internacional, es una de las compañías que ha logrado éxito en la exportación de productos a base de cereales andinos que son consumidos en 10 países.

Capacidad

De las seis o siete empresas que exponen en Feicobol, y que están en el rubro de los alimentos elaborados con granos y cereales andinos, apenas una, Coronilla, tiene la capacidad para exportar.

El resto son micro y pequeñas compañías que sólo producen para los mercados del país, y en algunos casos sólo para las ciudades donde están instaladas sus fábricas.

Los empresarios dicen que es muy difícil acceder a créditos y piden al Gobierno que ponga en marcha programas para lograr industrializar los cultivos andinos.

Añaden que no se debe esperar más tiempo porque es ahora el momento de auge para este tipo de exportaciones a diferentes países del mundo.

SINGULARES

La quinua ha acaparado el interés de muchos nutricionistas y naturistas que ahora ven en este importante cultivo una buena alternativa de alimentación sana, nutritiva y sobre todo natural.

La cañawa, otro grano de los andes, es conocida en Bolivia como la hermana menor de la quinua porque es mas pequeña y más oscura pero tiene minerales y proteínas aún en mayor proporción que la quinua, además de fibra natural lo que hace de ella un alimento ideal para la salud.

CORONILLA

Envían productos elaborados con quinua a 10 países

La empresa cochabambina Coronilla está presente en la Feria Internacional de Cochabamba con sus famosos "Quinitos", que son bocaditos elaborados con quinua, cañahua y amaranto.

El gerente de Comercialización de Coronilla, Jorge Navarro, dijo que la compañía ha dado énfasis en dar valor agregado a la materia prima nacional para satisfacer a un público que no sólo se encuentra en Bolivia, sino en otros 10 países.

"Exportamos a Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, España, Italia, Canadá, Australia, Chile y Brasil", indicó el ejecutivo.

Coronilla no sólo envía al extranjero los "Quinitos", también son cotizados sus fideos especiales de quinua y de arroz.

"Como empresa creemos que estamos haciendo país. Tenemos además una política dentro la empresa no sólo de producir algo que es nutritivo sino que llevan el esfuerzo de manos bolivianas hacia fuera", añadió Navarro.

Coronilla se destaca también por su responsabilidad social que se traduce en una política de género. Un 60 por ciento de sus empleados son mujeres y un 10 por ciento son personas con discapacidad.

EXCERNAT

Ponen al mercado variedad de cereales para niños y adultos

Rita Quispe Limachi es gerente general y propietaria de Excernat, una empresa ubicada en La Paz y que produce 100 por ciento con materia prima y manos bolivianas.

"Tenemos variedades, por ejemplo tengo siete cereales hechos con soya, cañahua, quinua. Un multivitamínico de willcaparu de maíz, granolas y grageas, chocolate de soya y granolas. Son alimentos naturales para los niños", explica la empresaria.

Excernat es una de las pocas compañías que tiene dos stands en un solo pabellón. Uno de ellos está destinado a la venta de productos alimenticios que tienen una característica: todos están elaborados con quinua. La compañía ofrece al público Quimiel, quinua con miel; Chocoquin, un chocolate en polvo hecho con el cereal; y Nutrimiel, otro producto nutritivo parecido a la granola.

Quispe Limache explica que la empresa cerró por un tiempo, pero que nuevamente está en el mercado.

"Dejé incluso esta Feria desde 2003, pero hemos decidido regresar", agregó.

IBAL

Recuperan los cereales andinos para producir con valor agregado

Licenciado en agronomía y recién llegado a Cochabamba, Felipe Calcina, comenzó a ejercer su profesión en consultorías forestales. Tras concluir varios trabajos y no hallar otras ofertas decidió crear su propio negocio.

Con conocimiento sobre los cereales andinos y al ver que no eran aprovechados por la industria, optó por abrir la Industria Boliviana de Alimentos (IBAL) que ya lleva operando cuatro años y que está presente en el pabellón Integración de la Feria Internacional de Cochabamba.

La empresa comenzó con una inversión de 4 mil dólares que fue destinada a la compra de maquinaria y materia prima.

Los refrescos instantáneos de quinua, willcaparu, amaranto, cañahua, y otros, además del api y sopas deshidratadas son las delicias que más gustan a los clientes de Calcina.

IBAL tiene presencia en supermercados y ferias en Cochabamba, La Paz y Oruro y muy pronto estará en Tarija.

Calcina dijo que el inicio del negocio fue difícil y durante dos años no hubo ganancia.

"Al final del segundo año nos pusimos a pensar y casi decidimos cerrar la empresa", indicó.

ACERLIFE

Unen maca y soya para lograr un alimento saludable

Los multivitamínicos Soy-Vital y Nutrexmac, de la empresa familiar Acerlife, que combinan la maca y extracto de soya en polvo, tienen gran aceptación en la Feria Internacional por su alto valor nutritivo y reconstituyente destinado a niños, jóvenes y adultos mayores con deficiencias alimenticias.

Desde mediados de noviembre de 2005, la planta de alimentos nutritivos instalada en Cochabamba comenzó procesando 650 kilogramos mensuales de ambos productos, habiendo superado actualmente los 2.000 kilogramos destinados exclusivamente al mercado local.

Acerlife pretende ingresar en los mercados de Estados Unidos, Brasil y Paraguay. Para lograr este sueño, los empresarios proyectan ampliar su capacidad e industrializar los procesos productivos con nueva tecnología; y desarrollar nuevos productos, con una nueva inversión.

Los productos de Acerlife están ubicados en el pabellón Americano del campo ferial de Alalay.