lunes, 7 de enero de 2008

Achachairú, con miras a exportación


Porongo y su fruta distintiva, el achachairú, necesita ampliar el área de las plantaciones a 2.000 hectáreas para posibilitar la exportación a Japón, Alemania y Australia, donde clientes han solicitado muestras del cítrico.
Por ahora los registros de más de 500 hectáreas de árboles de achachairú producen volúmenes insuficientes para llegar a mercados internacionales con la fruta en estado natural y con productos de valor agregado. En la cosecha 2007 se lograron más de 300 mil frutas por hectárea.
De acuerdo con Carlos Ayala, responsable de la Unidad de Desarrollo Productivo y Medio Ambiente de Porongo, la política municipal y departamental debe enfocarse en incentivar la producción sostenible, y no solamente en la visión extractivista, para que los pequeños productores de achachairú puedan vender y exportar al exterior.
Ayala dijo que ésta es una óptima temporada para el achachairú porque las lluvias de septiembre pasado ayudaron a la floración de los árboles.
En la ocasión de la 6ta. Feria del Achachairú, realizada ayer en Porongo, los agricultores aprovecharon para la venta directa de la fruta: 100 achachairues por Bs 15, 30 frutas por Bs 5 y la variedad extra o ‘el abuelo’ de tamaño grande se ofreció a Bs 30. También había helados, refrescos y mermeladas de achachairú como las que elaboró Lola Castillo, que se vendían a Bs 10 y Bs 15.
Cerca de 50 productores porongueños atendieron a más de 10 mil visitantes que aprovecharon la jornada dominical para disfrutar de la feria en esta población a 18 kilómetros de la capital.
Sobeida Saavedra, propietaria de 500 árboles de achachairú en dos chacos por los alrededores del pueblo, dijo que este año la cosecha fue buena porque “se sacaron 14 mil frutas por cada árbol, en cambio el año pasado no hubo feria porque hubo poquitos achachairues”.
José Luis Zambrana, avecindado en Porongo hace 18 años, vendió más de 18 canastas de achachairú. Tiene una propiedad de dos hectáreas con 60 árboles denominada Las Ranas, donde también posee otras variedades como mango, acerola y carambola. En este verano lleva cosechando 19 mil frutas de achachairú y todavía le resta continuar con la mitad de los árboles. “De las plantas de 10 a 12 años se obtienen dos canastadas, es una buena producción la de este año”, explicó. Vendió plantines de achachairú a Bs 8.
Tiene a la planta ‘madre’ del achachairú de Porongo, con 80 años de antiguedad, de la que recogió las semillas para multiplicar sus árboles de achachairú.
“Cuánto más madura la planta, mucho más fruta te produce, es silvestre, rústica y no es atacada por las plagas”, expresa.
La productora Rita Coronado comentó que en este verano tuvo una buena cosecha. A la plaza sacó seis canastos de achachairú de primera a Bs 20 y de segunda a Bs 15, que se terminaron en media hora.
Agregó que el achachairú es una planta tardía que requiere de un mínimo de 10 años para una cosecha buena. En 15 años se pueden obtener dos canastas y si tiene 40 años, la planta puede dar frutos para rellenar de 6 a 8 canastos.
Hace 17 años que Juanita de Soria cosecha achachairú en su quinta, y ayer, por la gran demanda de la fruta, vendió más de 25 canastas.
La feria porongueña se realzó por expresiones artísticas y futbolísticas.