martes, 25 de enero de 2011

Investigación. Hay nuevas variedades que impulsan el agro en Bolivia

La investigación agrícola, que en Bolivia pasó del desarrollo de semillas convencionales a variedades más productivas, fortificadas con las vitaminas y proteínas o resistentes a una serie de amenazas, está ‘cosechando’ más logros gracias a un mayor aprovechamiento tecnológico y genético.


En ello coincidieron los centros de investigación agrícola en Bolivia, que están concentrados en el desarrollo de variedades con tolerancia a problemas climatológicos como la sequía, resistencia a algunas plagas y enfermedades o adaptación a distintos tipos de suelo.


Otra apuesta de los investigadores apunta al desarrollo de semillas ‘biofortificadas’, con concentraciones adicionales de proteínas y vitaminas a fin de contribuir a la nutrición y salud. Asimismo, sigue la tendencia del desarrollo de nuevas variedades de soya transgénica.
La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la Fundación de Desarrollo Agrícola Santa Cruz (Fundacruz), la Semillera y Estación Experimental Agrícola (Semexa), el Instituto de Investigaciones Agrícolas El Vallecito y la Fundación Proinpa coincidieron en destacar los grandes avances que está logrando la investigación agrícola en el país.


Sólo entre esos cinco centros de investigación se lanzaron el año pasado seis variedades de soya transgénica y una convencional; se difundió una nueva variedad de frejol biofortificado y se presentaron más variedades de trigo.


El presidente de la Federación Nacional de Cooperativas Arroceras, Gonzalo Vásquez, también indicó que cada año se lanza un par de nuevas variedades de arroz aptos para cultivos bajo agua y otras resistentes a plagas.
Entretanto, los investigadores bolivianos dicen estar trabajando actualmente en el desarrollo de nuevas variedades de yuca, camote y frejol biofortificado, así como de maíz QPM, con alta calidad proteínica. Otros investigan nuevas variedades en tubérculos, cereales, leguminosas y hortalizas.


Entretanto, los centros de investigación observan también retos que aún quedan por alcanzar.
Anapo considera, que en el sector soyero es necesario que el Gobierno permita la investigación y validación de cultivos transgénicos en un marco de preservación ambiental y de inocuidad alimentaria. “De no darse la aprobación del uso de tecnología transgénica, el sector agrícola irá disminuyendo su productividad y competitividad con relación a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay”, afirmó el gerente de Planificación de Anapo, Jaime Hernández


Fundacruz destacó algunas cifras. Según esta institución, Bolivia cultiva alrededor de un millón de hectáreas de soya anual, de las que 800 mil tienen tolerancia al glifosato. “Es el único ‘evento’ biotecnológico aprobado y regulado en el país introducido en 2005. Bolivia ocupa el décimo lugar entre los países que producen cultivos utilizando biotecnología”, dijo.


Semexa coincide en destacar que la biotecnología es una tendencia mundial. “En Estados Unidos existen 82 eventos de ese tipo aprobados, en Brasil 21 y en Argentina 14. Lo que buscan es mejorar la producción, dar tolerancia a patógenos favorecer la producción de ciertos productos derivados. Dependiendo de la apertura de la normativa gubernamental se podrá o no incorporar nuevos desarrollos que ahora son aplicados en otros países”, dijo Hugo Orlando Cuellar, de Investigación genética de Semexa.


Proinpa considera que la investigación debe ser cada vez más participativa y adecuada a las realidades de las regiones. “El uso de tecnologías de punta dado el avance científico en otros países debe ser aprovechado adecuadamente, ya que muchas de éstas pueden resolver preocupaciones actuales de los productores. La biofortificación de cultivos para resolver problemas de deficiencia de vitamina A, hierro, zinc, entre otros, es una línea de investigación que se desarrolla en varios países frente a la desnutrición. Generar tecnologías que permitan encarar mejor el cambio climático es otro reto para los investigadores”, se informó desde Proinpa.

El aporte de investigadores

ANAPO
Lanzará más variedades transgénicas
“Anapo lanzó el año pasado tres nuevas variedades de soya transgénica: Mestiza, Lealsem-BO644 y Lealsem-BO607, de buen potencial de rendimiento, tolerancia a las principales enfermedades y aptas para suelos más pesados. Para 2011 prevé lanzar la variedad transgénica Lealsem-BO637, de ciclo precoz, con vainas de 3 a 4 granos, apta para suelos arcillosos (pesados) y buen rendimiento. Esa variedad proviene de una genética argentina.
“La investigación agrícola en el sector soyero de Bolivia avanza gracias a la iniciativa privada que invierte en el desarrollo de nuevas variedades, como Fundacruz, Semexa, Agro1000, Anapo, Don Mario y otros. Una fortaleza es el desarrollo tecnológico de muchos agricultores.
Entre las debilidades que aún se enfrentan, está la posición del Gobierno nacional frente a los transgénicos que no permite aprovechar esa tecnología avanzada (maíz BT y soya BT), la misma que ya es utilizada en Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina”. / Jaime Hernández, gerente de Planificación de Anapo.

FUNDACRUZ
Materiales con mayor rendimiento
“En la gestión 2010, Fundacruz lanzó dos variedades de soya: FMT Centauro (convencional) y Tornado RG (resistente al glifosato). Ambas se destacan por su alto rendimiento y el buen peso de sus granos.
La variedad FMT Centauro presenta un ciclo precoz con una maduración en invierno de 107 días y en verano de 110 días. Es indicada para suelos de mediana a alta fertilidad. La variedad Tornado RG presenta un ciclo precoz con una maduración en invierno de 109 días y en verano de 107 días. Presenta buena sanidad y se adapta a ambas zonas. Tiene una maduración uniforme y excelente desarrollo radicular en suelos pesados.
Fundacruz busca desarrollar materiales de varios ciclos de maduración y para cada local de producción, es decir variedades con maduración super-precoz, precoz e intermedia, además de variedades tolerantes a la roya asiática y a condiciones adversas como la sequía. Esos materiales están en validación y se los lanzará en 2011”./ Fundacruz

El vallecito
Seguirá la línea de los biofortificados
“El Instituto de Investigaciones Agrícolas El Vallecito (IIVA) liberó en 2009 la primera variedad de frejol biofortificado con casi el doble de hierro y zinc, respecto a las variedades convencionales, denominado ‘Fortaleza’. En 2010, la difundió en siete municipios de Santa Cruz.
Siguiendo el camino de los biofortificados, este 2011 El Vallecito espera, a través de la investigación, aumentar las concentraciones de hierro, zinc y beta caroteno generador de provitamina A en una o dos variedades de yuca y camote.
También proyecta liberar una variedad de fréjol tipo negro con dos cualidades (altas concentraciones de hierro y zinc y tolerante a la sequía). Asimismo, planea liberar una nueva variedad de maíz del tipo QPM, con altas concentraciones de proteína y los aminoácidos lisina y triptófano. El IIAV ejecuta trabajos básicos de mejoramiento genético a través de hibridaciones para el desarrollo de variedades de frejol y maíz QPM (de alta calidad proteínica)”./Juan Ortubé Flores, Director ejecutivo de El Vallecito (Uagrm).

Fundación Proinpa
Resistencia a sequía y enfermedades
“Las investigaciones de Proinpa están orientadas a la obtención de variedades con tolerancia a sequía y resistencia a principales enfermedades. Otra línea de trabajo es incorporarles más contenidos nutricionales. Para 2012 ó 2013 se tendrían nuevas variedades de trigo con esas cualidades.
También se busca consolidar el uso de microorganismos para su aprovechamiento en la agricultura a través de la producción de bioinsumos que contribuyan a producción más limpia.
En los últimos cuatro años, Proinpa ha liberado nuevas variedades de trigo (Yampara, Tiraque y Chullchuncaneño), maíz (Tahiguaty y El Conquisatador), maní (Apua e Irundy), quinua: (Jacha Grano y Kurmi), papa (Aurora, India, Jaspe y Robusta) y cañahua (Illimani y Kullaca). Están adaptadas a las condiciones locales (clima, suelo y manejo).
Pese a los pocos recursos para investigación en Bolivia hay esfuerzos que tratan de responder a la demanda creciente de innovación. Preocupa la poca cantidad de investigadores cualificados y la inestabilidad funcionaria sobre todo en el sector público”./Cresencio Calle.Coordinador region sur.

SEMEXA
Más productividad y fácil manejo
“En 2010 se lanzó dos variedades de soya (Naomi RG y Alba RG) y una de trigo (San Pedro CD 108).
Naomi RG es la primera variedad desarrollada bajo el evento ‘Gravity’. Destaca su productividad y es tolerante al estrés hídrico. Su ciclo precoz de sólo 110 días le permite un manejo que puede superar ataques de roya, ácaros y comedores de hoja. ALBA RG posee gran sanidad (tolerancia genética a patógenos externos como hongos e insectos).
La variedad de trigo San Pedro produce harina de calidad con alto contenido de gluten. De ciclo súper precoz facilita el escape de las inclemencias climáticas y plagas.
Semexa prevé lanzar en 2012 dos variedades de soya con más índices de productividad y fácil manejo tecnológico (ciclo corto con periodo vegetativo normal, hojas lanceoladas anti roya y otros). Una de ellas es Bienvenida RG que incorpora el ‘evento’ G4, con el predominio de vainas con cuatro granos, lo que permitirá aumentar la productividad hasta un 25%”./Hugo Orlando Cuéllar. Investigación genética vegetal

Instituciones en Bolivia

- El Vallecito. El Instituto de Investigaciones Agrícolas El Vallecito fue creado en 1977 por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno. Impulsa los programas de frejol, maíz, fruticultura, semillas, raíces-tubérculos, entomología, fitopatología, biotecnología agrícola y extensión. Trabaja con 18 profesionales entre ingenieros agrónomos y biólogos.

- Semexa. Es una empresa privada dedicada a la investigación de genética vegetal y venta de semillas en Santa Cruz. Funciona desde 1991. Según informó, en 1994 introdujo la primera variedad resistente al cancro del tallo (Cristalina RCH). En 2005 se inicia la era de la soya transgénica y Semexa empezó lanzando cinco variedades de soya resistentes al herbicida Glifosato desarrolladas localmente.

- Anapo. Esta asociación fue creada en 1974 en Santa Cruz. En 1995 inició su Programa de Mejoramiento Genético de Oleaginosas. Desde 2000, empezó con cruzamientos de variedades locales y liberó seis variedades con tecnología convencional y transgénica. Trabaja con tres agrónomos capacitados en genética. Está desarrollando variedades de soya, maní, trigo y sésamo principalmente.

- Fundacruz. Tiene 11 años dedicados a la investigación, desarrollo y producción de semilla de nuevas variedades de soya y a la difusión de técnicas de manejo agrícola en Santa Cruz. En ese tiempo, puso a disposición de los agricultores 16 variedades de soya (11 convencionales y 5 transgénicas RG). Genera 15 empleos, ocho del área investigación.

- Proinpa. Promueve la innovación tecnológica y uso sostenible de los recursos genéticos desde Sucre. Trabaja con varios cultivos: tubérculos (papa, papalisa, oca, isaño), raíces (arracacha, yacón, achira, ajipa, walusa), granos (quinua, cañahua, amaranto), cereales (trigo, maíz, cebada), leguminosas (maní, haba, arveja), hortalizas (locoto, ají, tomate) y frutales (chirimoya, durazno). Su plantel técnico abarca a unas 200 personas, informó.

Sectores productivos plantean demandas
El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz y sorgo (Promasor), Vicente Gutíerrez, afirmó que en lo que respecta al maíz los productores optan más por híbridos que por variedades convencionales, debido al mayor rendimiento que obtienen, aunque ello les demanda una mayor inversión económica.
“Es importante que se siga trabajando en la mejora de variedades para que su rendimiento sea más aceptable y porque hay productores que no tienen capacidad económica para acceder a híbridos. Sabemos que se está desarrollando maíz con más proteínas pero creo que falta difusión”, dijo.
El presidente de la Asociación de Hortifruticultores de Santa Cruz, Nué Morón, destacó que lo que más afecta al sector son las plagas y enfermedades. “En 2009 logramos obtener el Fruy, una variedad que combina tres frutas (naranja, grey lima) resistente a la cancrosis. En papa se optó por una variedad más resistente al pasmo negro. También falta un laboratorio para análisis gratuito de suelo, agua y follaje”, dijo.