viernes, 17 de octubre de 2008

Atajados empiezan a secarse en el Chaco; ganaderos piden ayuda

La falta de forraje y agua en los atajados, como consecuencia de la falta de lluvias en el Chaco boliviano (Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca), tienen desesperados a los ganaderos.
De acuerdo con un reporte de la Subprefectura de la provincia Cordillera, la falta de precipitaciones pluviales disminuyó el agua de los atajados y en algunos casos terminó secándolos, lo que obliga a los ganaderos afectados a transportar agua hasta sus propiedades y pedir ayuda.
Marcelino Apurani, subprefecto de Cordillera, indicó que se tramitó la declaratoria de emergencia de la zona para que los ganaderos afectados reciban oportunamente agua en cisterna.
Aunque no existen datos oficiales, se cree que en los municipios de Charagua, Lagunillas, Cuevo y Boyuibe existen más de 400 familias afectadas. "Hemos solicitado a las asociaciones de ganaderos y municipios que nos brinden una información real respecto al impacto de la sequía en sus zonas, para establecer un plan de contingencia", precisó.
Por su parte, el presidente de la Asociación de Ganaderos de Camiri (Agacam), Javier Antúnez, señaló que las zonas más golpeadas por la sequía son Choroquetal, Cuevo y Boyuibe, y en menor escala Gutiérrez y Lagunillas.
"La próxima semana está prevista una gira por las zonas afectadas para evidenciar si es que existen bovinos muertos como resultado de la sequía en el Chaco", dijo.
Un reporte preliminar de la Cámara Rural de Yacuiba da cuenta de que un gran porcentaje de puestos ganaderos está con sus atajados secos y que en algunos casos se registra mortandad de animales. Según el detalle del informe, entre dos y diez animales han muerto por falta de forraje y por deshidratación.
Ante la problemática que se presenta, la Subprefectura de Yacuiba apoyará con nueve camiones cisterna para remediar el problema de falta de agua en la Llanura Chaqueña.
En la víspera, representantes de filiales ganaderas del Gran Chaco se reunieron en instalaciones de la Federación Ganadera del Gran Chaco (Fegachaco), en Villa Montes, para debatir la problemática de la sequía y solicitar que los camiones que distribuyen agua llegue hasta Galpones, una comunidad que está siendo castigada por la falta de agua.
Para hoy, el Corregimiento de Villa Montes y la Subprefectura de Yacuiba saldrán, por su lado, a hacer un recorrido a las zonas afectadas.

Reacciones

Héctor Vallejos
Ganadero de Camiri
“Aunque más parece barro lo que queda en mi atajado, tengo la suerte de tener animales con vida. Estoy esperanzado en que hasta fines de octubre llueva para que la laguna que tengo vuelva a llenarse de agua. De no presentarse esa situación, se viene una catástrofe y las perdidas de animales serían altas”.

Alejando Gutiérrez
Ganadero de Villa Montes
“Las bondades de la naturaleza prácticamente desaparecieron en el Chaco porque no hay forraje para que los animales se alimenten y ahora sin agua, el riesgo de que mueran deshidratados es latente. La vacunación contra la fiebre aftosa enflaqueció las vacas, no tienen carne ni leche, lo que vivimos es grave”.