lunes, 30 de julio de 2007

¿Cuáles son las formas de absorción de los elementos nutritivos. En que forma es absorbida por las plantas? (I)

NITROGENO
Las formas más comúnmente asimiladas por las plantas son los iones de nitrato (NOH y el amonio (NH4). La urea (NH2CONH2) puede ser también absorbida por las plantas. En algunas operaciones de la agri¬cultura comercial se aplica una solución de urea a las hojas de las plantas como una manera de suministrar un suplemento de nitrógeno. Es improbable que grandes cantidades de nitrógeno, en forma de urea, sean absorbidas por las raíces de las plantas, ya que este compuesto se hidroliza en nitrógeno amoniacal en la mayoría de los suelos.

Las plantas son generalmente capaces de utilizar cualquiera de las dos formas iónicas del nitrógeno. En cultivos en arena o en soluciones nutritivas algunas especies de plantas logran buenos crecimientos con la forma amoniacal, mientras otras especies lo hacen mejor con el nitrato. Bastantes otras especies crecen igual con el suministro de nitrógeno en forma de nitrato o amoniacal. Con la excepción de algunos cultivos tales como el arroz, la mayoría de las plantas de importancia agrícola crecen en suelos bien drenados y absorben la mayoría del nitrógeno en forma de nitrato. Los nitritos son generalmente tóxicos para las plantas, pero afortunadamente no se acumulan bajo las condiciones naturales del suelo.

FOSFORO
Se Considera generalmente que las plantas absorben la mayoría de fós¬foro en forma del ion primario ortofosfato H2P04. Pequeñas cantidades del ión secundario ortofosfato HP042 son absorbidas. De hecho, la absorción por las raíces de las plantas de H2P04 es diez veces más rá¬pida que la del HP042. Las cantidades relativas de estos dos iones absorbidas por las plantas están afectadas por el pH del medio que rodea a las raíces. Valores bajos del pH incrementan la absorción del ión H2P04—, mientras los valores más altos del pH incrementan la absorción de la forma HPO42.
Otras formas del fósforo, entre las que se encuentran los pirofosfatos y los metafosfatos, pueden posiblemente ser absorbidas por las raíces de las plantas. Ambas formas iónicas se encuentran en ciertos fertilizantes fosfóricos. Los metafosfatos de potasio y calcio han sido producidos en pe¬queñas cantidades en los Estados Unidos durante varios años por la Tennessee Valley Authority (TVA) y usados en ventas experimentales y programas educacionales. Más recientemente TVA ha desarrollado series de polifosfatos de calcio, potasio y amonio en los cuales predomina el ión pirofosfato. A causa de la tendencia de hidrolizarse en soluciones acuosas, tanto de los meta como de los pirofosfatos, su absorción es tema de discusión. Indiferentemente de las formas del fosfato absorbido por la planta, los pirofosfatos y metafosfatos son buenas fuentes de fertilizantes fosforados.

Las plantas pueden también absorber ciertos fosfatos orgánicos solubles. El ácido nucleico y la fitina son tomados por las plantas de los cultivos en arena o soluciones nutritivas. Ambos compuestos pueden resultar como productos de la degradación en la descomposición de la materia orgánica del suelo y como tales pueden ser utilizados directamente por las plantas. A causa de su inestabilidad en presencia de una activa población microbiana, su importancia como fuente de fósforo ara las plantas superiores es limitada en la práctica.

Se ha reconocido el fósforo como un constituyente del ácido nucleico,. fitina y fosfolípidos. Un adecuado suministro en las primeras etapas de la vida de la planta es importante en el retraso del crecimiento de las partes reproductivas. El fósforo también se ha asociado con la pronta madurez de los cultivos. particularmente los cereales, y su carencia es acompañada por una marcada reducción del crecimiento de la planta. Se le considera esencial en la formación de semilla y se le encuentra en grandes cantidades en semillas y frutos.


POTASIO
El tercero de los elementos llamados mayores, requeridos para el crecimiento de las plantas, es el potasio. Es absorbido como ion K+ y se encuentra en los suelos en cantidades variables, pero la fracción cambiable o en forma asimilable para las plantas del total del potasio es generalmente pequeña.

El fertilizante potásico es añadido a los suelos en forma de sales solubles tales como cloruro potásico, sulfato potásico, nitrato potásico, y sulfato potásico magnésico.
Las necesidades de las plantas de este elemento son más bien altas. Cuando el potasio está presente en pequeñas cantidades aparecen en la planta síntomas característicos de deficiencia.

El potasio es un elemento móvil que se traslada a los jóvenes tejidos meristemáticos cuando ocurre una deficiencia. Como resultado de esto, los síntomas de deficiencia aparecen al principio en las hojas más bajas de las plantas anuales, progresando hacia la parte superior a medida que se incrementa la gravedad de la deficiencia.

Calcio
El calcio es un elemento requerido por todas las plantas su¬periores; absorbido bajo la forma de ion Ca2+ se le encuentra en abundantes cantidades en las hojas de las plantas y. en algunas especies, en las células de las plantas precipitado en forma de oxalato cálcico. Puede también presentarse en la savia de las células bajo forma iónica. Una deficiencia de calcio se manifiesta en la falta de desarrollo de los brotes terminales de las plantas. Lo mismo puede decirse de los tejidos apicales de las raíces. Como resultado de estos dos fenómenos. el crecimiento dc las plantas cesa en ausencia de un adecuado suministro de este elemento.